Prepara un riquísimo cuscús con pollo y verduras

El cuscús tiene muchos nombres, en cada región lo llaman de una manera, Cous-cous, alcuzcuz o kuskusús… Para aquellos que no lo conozcan su base es la sémola de trigo duro y es uno de los platos tradicionales de la cocina del Magreb, sobre todo de la cocina marroquí.

También te puede interesar: Realiza y degusta una deliciosa sopa de cebolla

cucús
Imagen referencial

Ingredientes

– 2 tazas de cous cous (yo calculo siempre unos 100 gramos por persona, aunque todo depende de lo comilones que seáis)
– 1 zanahoria
– 1 calabacín
– 1 pimiento rojo
– 1 pimiento verde
– 2 dientes de ajo
– 1 cebolla
– 2 pechugas de pollo enteras
– 1 cucharada de mantequilla sin sal o aceite
– Curry, canela y sal

Ingredientes para el caldo

– 1 carcasa de pollo
– 1 diente de ajo
– 1 cebolleta
– Laurel y tomillo

Preparación
  • En primer lugar, haremos el caldo; si no disponéis de suficiente tiempo lo podréis hacer simplemente con agua o incluso con una pastilla de avecrem, aunque no es algo que recomiende: si bien es verdad que ahorraremos algo de tiempo, también es cierto que se notará la diferencia en el sabor. Por lo tanto, si queremos que quede lo más sabroso posible, deberemos poner en una olla con agua todos los ingredientes del caldo: la carcasa, el ajo, la cebolla, el laurel y el tomillo (no hará falta trocear los ingredientes), dejando hervir durante 30 minutos; una vez pasado el tiempo, escurriremos y apartaremos.
  • Mientras hierve el caldo, podremos aprovechar para preparar el pollo y las verduras. Para ello, tendremos que pelar todas las verduras, para a continuación cortarlas tanto éstas como la pechuga en trozos no muy pequeños. Entonces, en una sartén con algo de aceite y fuego fuerte, pondremos el pollo dorándolo por todos los lados sólo unos instantes y apartándolo en una fuente (es importante que quede dorado por fuera y crudo por dentro).
  • En la misma sartén, a fuego medio, saltearemos la cebolla, la zanahoria, el ajo y los pimientos hasta que estén transparentes. Entonces añadiremos el calabacín y dejaremos unos minutos a fuego lento. A continuación agregaremos el pollo que hemos apartado previamente y echaremos el curry al gusto (recomiendo, por su fuerte sabor, ir echando poco a poco e ir probando). Removeremos todo muy bien incorporando medio vaso de caldo; por último, dejaremos a fuego medio hasta que se consuma todo el caldo.
  • Cómo último paso (y el más sencillo además) cocinaremos el cous cous: resultarán muy importantes las cantidades, añadiendo siempre el mismo volumen de agua o caldo que de cous cous; como en este caso vamos a utilizar dos tazas de cous cous, necesitaremos igualmente dos vasos de caldo. Pondremos dicho caldo en el fuego hasta que hierva, momento en el que lo retiraremos del fuego añadiendo el cous cous, y removiendo continuamente con un tenedor hasta que no quede líquido. Para que quede más suelto, recomiendo a continuación agregar una cucharada de mantequilla sin sal o aceite de oliva y remover.
  • Finalmente, lo pondremos en el fuego al mínimo durante un par de minutos sin dejar de remover y apartaremos. Si además nos sobra algo de tiempo, aconsejo dejar reposar durante unos 5 minutos con la tapadera para que el grano esté algo más blando y tenga más sabor.

Fuente: sientemarruecos

Loading...