De tubazo en la cabeza asesinaron a un vigilante

Loading...

Un ciudadano que trabajaba de vigilante para una empresa ubicada en la avenida Anthon Phillips, específicamente en el sector La Hamaca, en la Zona Industrial de San Vicente, al oeste de la ciudad de Maracay, fue encontrado muerto en uno de los galpones de Telares Maracay presentando lesiones a nivel craneal, causadas aparentemente con un tubo.

También te puede interesar: Cicpc recuperó camioneta solicitada en Las Tejerías

vigilante
Imagen referencial

La víctima, según Ivian Roo, su cuñada, quedó identificada como Leobaldo Bolívar Guédez, de 53 años de edad, padre de dos hijos y domiciliada en el sector El Triunfo, en la parte final, en San Vicente.

Acompañada de la hija del infortunado ciudadano, relató que la persona salió a eso de las seis de la mañana del domingo a su trabajo, donde tenía dos meses desempeñándose de vigilante.

Sin ninguna novedad transcurrieron las primeras horas de la mañana y poco más tarde, Bolívar se dirigió hacia la parte posterior, sitio donde está instalado un galpón para cerciorarse que todo estuviese en orden, mientras que su compañero permaneció en la garita de seguridad.

Como tardó mucho tiempo para llegar a su puesto de mando, el hombre caminó hacia ese espacio e inmediatamente comenzó a llamarlo por su nombre, encontrándoselo luego sentado en una silla, amarrado con la correa y las trenzas de los zapatos, señaló la denunciante.

“Para ese momento mi cuñado ya estaba muerto”, dijo. Agregando que el hallazgo ocurrió aproximadamente a las 12:00 del mediodía del domingo. No hay una hora precisa cuando lo atacaron, y en la inspección ocular, a la víctima le apreciaron un trauma a nivel del cráneo.

Aunque no manejo la información con certeza, producto de que los funcionarios policiales no me informaron nada al respecto, a Leobaldo lo mataron con tubo en la cabeza y el móvil, sospecho haya sido el robo.

Comentó que hay la presunción que le quitaron la vida en tales circunstancias dos o más delincuentes. Como se habría resistido, los maleantes lo sometieron y después lo amarraron, clavándole un tubazo en la cabeza.

Lo curioso del asunto es que cuando se trasladó al referido galpón, su amigo no vio a los antisociales ni mucho menos visualizó algo extraño. Con mi apreciación no lo estoy señalando ni mucho menos acusándolo”, dijo.

“Mientras no se demuestre lo contrario, soy libre de pensar cualquier cosa y corresponde a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas determinar la veracidad de los hechos“, detalló la señora que se mostraba destruida ante la situación de inseguridad.

Tras notificarse el asunto al Cicpc, comisiones de la Base de Homicidios de Maracay, siguiendo instrucciones del comisario Cruz Vásquez, se trasladaron al sitio, deteniendo de manera preventiva al compañero de labores de la víctima para los interrogatorios de rigor.

Asimismo colectaron evidencias de interés criminalístico y otros elementos que son fundamentales para esclarecer la muerte del trabajador de la seguridad. El cadáver fue trasladado a la Morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley. El caso podría quedar resuelto en el transcurso de las próximas horas.

A través de fuentes ligadas al caso, el móvil sería el robo y no se descarta una posible complicidad. Todo es posible mientras se maneje el asunto bajo el manto de la sospecha.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
foto | RAFAEL SALGUERO

Loading...