Aguacero causó estragos en Cogollal

Graves estragos fue lo que causó la vaguada caída el pasado sábado en la tarde en los sectores La Isla, Lomas Linda, Cogollal y Pan de Azúcar del municipio Girardot, resultando afectada una población de al menos 350 familias.
cogollal
La residencia donde cayó el árbol

En medio de estas nuevas dificultades, los afectados ahora más que nunca piden a gritos al Gobierno regional y nacional por una reubicación en una vivienda digna, tras la crecida del Lago Los Tacarigua y los continuos deslizamientos de tierra provocados por la humedad e inestabilidad de la montañas.

Una de las primeras personas en declarar fue Néstor Barboza, quien explicó a la prensa cómo un inmenso árbol cayó sobre la residencia de su hijo a causa de las torrenciales lluvias.

“Mi muchacho falleció hace un año y su pareja, con la cual tuvo dos hijos, se encuentra de viaje, por lo tanto la casa estaba sola, de lo contrario no quiero imaginarme qué podría haber ocurrido. Ese sábado muchas casas se vieron afectadas, pues como todos saben esta zona es de alto riesgo producto de los deslizamientos de tierra y la crecida del lago el cual desde el año 2006 está tomando su cauce, y el Gobierno regional está al tanto de la problemática, pero su respuesta es que no cuentan con los recursos para entregarnos una casa propia o llevarnos a un refugio, estamos desamparados”.

Por otra parte, Esther Camacho, con 24 años residenciada en el lugar y profesora en el Colegio 24 de Julio ubicado en el sector Loma Linda, manifestó que requiere con urgencia la poda de arbustos situados dentro de su terreno debido a que en las últimas lluvias éstos casi se caen, “están a punto de desplomarse y temo por mi casa y mis seres queridos, hace un año Protección Civil se acercó a la zona realizando la debida poda, sin embargo, no fueron culminados los trabajos. Aquella vez nos prometieron que regresarían, pero las palabras se las llevó el viento”.

El lago llegó a los patios de las residencias

Mientras que Pedro Candiales, septuagenario, quien literalmente vive a las orillas del lago de Valencia tras tener las aguas tocando el patio de su casa, expresó, “el Gobierno viene para acá sólo en campaña electoral, del resto se olvidan de que existimos. Hace años cuando el lago subía su nivel, sin que nadie lo detuviera, fui una de las personas a las cuales ofrecieron llevar a un refugio, no obstante, aquí nací y aquí moriré, a pesar de que es muy cierto que mi casa se la está comiendo la laguna”.

Pero la cosa no ha sido fácil para Yeny Viloria, madre de cuatro hijos, uno de ellos en condiciones especiales y viuda. Esta mujer contó cómo el techo de su casa se desprendió a causa de los fuertes vientos del sábado, “se me mojaron los colchones y ahora no tenemos dónde dormir. No tengo comida y lo único que percibo es lo que me da el Gobierno por medio del carnet de la patria que es muy poco, soy una mujer soltera y sin empleo, residenciada en un humilde ranchito el cual ya está deteriorado”.

COGOLLAL, ZONA DE EXTREMA POBREZA

Los pobladores aprovecharon la ocasión para manifestar que ante la crisis los niños y niñas han dejado de asistir a clases con regularidad.

“Muchas familias viven en condiciones inestables, aquí no llega el vital líquido por tuberías, nos beneficiamos con los cisternas quienes se encargan de llenar un pipote por casa, muy poco para tantas personas, por lo tanto muchos de éstos llenan sus envases con agua de lluvia. Los niños han abandonado las escuelas por falta de comida, sólo asisten cuando les llegan las cajitas del CLAP y eso sólo dos o tres días. La deserción escolar es lamentable producto de la situación país”, así lo comentó la maestra Camacho.

Agregó que “en la escuela no pedimos nada, pues nos ponemos en los zapatos de muchos, buscamos ropa, monitos o camisas escolares para entregárselos a estos pequeños que en muchas ocasiones van desaliñados o en chancletas tras no contar con zapatos. Muchas veces nuestros estudiantes se desmayan en el salón de clases debido al poco comer en casa”.

Los vecinos además dijeron que las vías principales se encuentran a oscuras y que la maleza se está apoderando de las calles. Ante la situación piden la presencia del gobernador de Aragua, Rodolfo Marco Torres, y demás autoridades encargadas para prestarle ayuda a los afectados, quienes aún no pierden la esperanza de vivir en una zona de seguridad y estable.

RAIZA VILLAFRANCA | elsiglo
fotos | DENYS SÁNCHEZ

elsiglo elsiglocomve elsiglotv

Loading...