Profesores universitarios amenazaron con paro indefinido

Los diferentes gremios de profesionales convocaron una acción de protesta que se realizó en las inmediaciones de la Plaza Bicentenaria, con la idea de hacer llegar al Gobierno Nacional un llamado de justicia al reajuste salarial.

Con pancartas y consignas, los profesionales tomaron la avenida Bolívar a la altura de la Plaza Bicentenaria, con la intención de alzar su voz ante la crítica y alarmante situación del ingreso mensual de los trabajadores.

En la actividad confluyeron representantes del sector salud, educación y electricidad, con la representación respectiva de la licenciada Naidelis Mijares, el profesor Niuman Páez y el secretario ejecutivo de Fetraelec, Alí Briceño.

La exigencia general de todos los participantes de la manifestación fue la dignificación del salario mínimo de los trabajadores, lucha que desde hace poco más de quince días emprendieron las enfermeras del estado Aragua, al paralizar sus actividades en los sectores no prioritarios.

En tal sentido, la licenciada Mijares, quien fue la primera en exponer su punto de vista, comentó a la prensa que ellos como gremio de enfermeras aplauden la iniciativa de aumentar el ingreso mínimo mensual de los efectivos castrenses, porque “eso quiere decir que el Estado sí tiene cómo responder a las necesidades y exigencias de los distintos sectores del trabajo”.

De la misma manera, Mijares destacó la importancia de suplir las necesidades del sector que ella representa y al cual pertenece, así como también se mostró en solidaridad con los demás sectores, como por ejemplo el de la electricidad, porque en los hospitales y centros asistenciales se necesita de servicio eléctrico para la atención de los pacientes.

En el caso de la empresa estatal de electricidad, el secretario ejecutivo de Fetraelec, Alí Briceño, hizo un llamado al Presidente de la República y a los ministros que se encuentran en mesas de negociación, a que den respuestas a los trabajadores de ese gremio, pues de lo contrario estarían dispuestos a ir a un conflicto indefinido hasta tanto no obtengan lo que ellos están exigiendo.

En el mismo marco de las respuestas que son solicitadas al Ejecutivo Nacional, las representantes de las enfermeras comentaron que hasta ahora no ha habido pronunciamiento oficial de ninguna autoridad que se muestre preocupada por cambiar o solventar la grave situación que está padeciendo el sector.

“Sin electricidad no hay una gota de agua, no hay un barril de petróleo, no hay industrias, no hay comercios, no hay calidad de vida”, sentenció Briceño, haciendo mención a que se necesita una propuesta que dignifique el salario mínimo de todos los trabajadores.

En cuanto al plan de acción que se tiene previsto para continuar con el estado de conflictividad activa desde Corpoelec, Briceño comentó que pretenden seguir en las calles y mostrar el ausentismo laboral cada lunes, con la idea de seguir ejerciendo presión hasta alcanzar los objetivos planteados.

Marchas, manifestaciones y acciones de calle son los métodos que se han utilizado tanto en la entidad como en los demás estados del país, no solamente en apoyo a las luchas de los demás sectores, sino también a causa de las luchas propias.

Por su parte, el profesor Niuman Páez, presidente de la Asociación de Profesores de la UPEL Maracay, destacó la probabilidad de que los profesores puedan llegar a una situación de paro indefinido, en función de que “la universidad se encuentra en estado deplorable, en las ruinas, ya los comedores no tienen comida para darles a los estudiantes y el salario de los profesores es pírrico, no se sustenta con los gastos personales mensuales para la propia manutención”, declaró tajantemente Páez.

La posición de los estudiantes ante esa posibilidad es bastante contundente y gira en torno a la solidaridad con los maestros y profesores que los instruyen, según lo destacó Páez, porque ellos conocen no solamente las condiciones en que se encuentra la universidad, sino también las condiciones de bajos salarios de sus profesores.

“La Constitución Nacional es clara, el artículo 91 establece que el Estado debe garantizar un sueldo que cubra todas las necesidades de los trabajadores”, sentenció Páez, a la vez que coincidió con la opinión de la licenciada Mijares, al decir que el ingreso mínimo debe ser equitativo al costo de la canasta básica alimentaria actual.

“Estamos al borde de un colapso por la irresponsabilidad de una serie de medidas económicas y sociales que están totalmente fracasadas”, dijo el profesor Páez.

Finalmente, en medio de un caldeado clima de protesta social, los distintos gremios amenazaron con la paralización definitiva e indefinida hasta tanto no reciban respuestas sobre la dignificación del salario mínimo en todos los sectores de trabajadores.

ANDRESSA GARCÍA | elsiglo
fotos | DENYS SÁNCHEZ

Loading...