Neutralizados dos individuos tras un enfrentamiento en Magdaleno

Dos individuos, identificados como Daniel José Perdomo Bolívar, de 18 años de edad, y Christian Donaldo Bolívar Páez, de 20 años, ambos primos, murieron en un presunto enfrentamiento con funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de Villa de Cura.
Imagen Referencial

El suceso ocurrió en el sector Villa Puntica, en la población de Magdaleno del municipio Ezequiel Zamora del estado Aragua, y en el sitio los investigadores localizaron dos armas de fuego, así como algunas evidencias que serán analizadas en los laboratorios de la institución policial.

Según la información policial, las comisiones se encontraban en esa zona realizando un trabajo de campo en relación a la incursión de una banda de delincuentes, vinculada en una serie de delitos y de pronto fueron sorprendidos por ráfagas de disparos, situación que se derivó posteriormente en un enfrentamiento.

Durante el intercambio de disparos, Perdomo y Bolívar Páez cayeron heridos e inmediatamente fueron trasladados a un centro asistencial de la localidad, donde fueron ingresados sin signos vitales.

Los cadáveres fueron trasladados hasta la Morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley. Se sospecha que los sujetos estaban involucrados en varios delitos tipificados en la legislación nacional.

Por su parte, los familiares de ambos jóvenes desmintieron la versión policial, señalando que los muchachos fueron ajusticiados, dando entender que allí hubo un enfrentamiento, cuya situación es totalmente falsa.

Miguel Franco, padre de Perdomo Bolívar, y Yajaira Bolívar, madre de Christian Donaldo, se pronunciaron en esos términos, expresando que los primos trabajaban como pescadores.

Ellos, dijeron, se encontraban en sus respectivos hogares, esperando a que fueran llamados para ir a buscar la mercancía, y de pronto, como a las 11:00 de la mañana, “ingresaron a nuestras viviendas varias comisiones del Cicpc”.

– Luego nos sacaron de las moradas y nuestros seres queridos los metieron en otro sitio, escuchándose minutos más tarde unas detonaciones de armas de fuego, adicionaron los declarantes.

Comentaron que esos jóvenes nunca tuvieron problemas con la justicia ni mucho menos eran delincuentes, así como tampoco azotes de barrio. Se trataba de unos escla vos al trabajo.

Adicionaron ante los periodistas que esas armas de fuego que aparecieron en la escena, fueron “sembradas” para aparentar un presunto enfrentamiento. “Nosotros que somos sus padres, estamos dando la cara públicamente y defendiendo el buen comportamiento que tuvieron nuestros hijos”.

Los vecinos de la comunidad pueden dar fe del testimonio que estamos dando a ustedes los periodistas. “A nosotros nos asiste el derecho de informar verazmente lo ocurrido en Villa Puntica”, agregaron los denunciantes.

Finalizaron diciendo: “Ok… hoy nos mataron a nuestros hijos, pero allá arriba hay un Dios que castiga “sin rejos”, pero tarde o temprano pasará factura. Todo se lo dejamos a ese ser Supremo”.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo

elsiglo

Loading...