Homicidio del militar se orientaría a una venganza o drama pasional

Tanto familiares como compañeros de armas del funcionario del Ejército que apareció muerto con varias puñaladas en una habitación en la urbanización San Antonio del sector Santa Inés en La Morita del municipio Francisco Linares Alcántara.
Imagen referencial

Se mostraron sumamente consternados, y desde la morgue de Caña de Azúcar, ante los periodistas, exigieron a los funcionarios de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas celeridad en las investigaciones para dar con la identificación y paradero de los implicados en ese hecho que conmovió al componente militar.

Identificaron a la víctima como José Rafael Garrido, de 33 años, natural del estado Guárico, casado, y destacado en la comandancia del Ejército en Caracas.

Cursaba estudios en Base Sucre, en la zona oeste de Maracay, en donde llevaba tres meses y próximamente recibiría su título en comunicaciones para regresar a la sede militar donde cumplía sus funciones diarias.

Sus compañeros de estudios lo calificaron como un ciudadano de excelente conducta, responsable de sus actos. Ellos están destruidos de dolor ante semejante acto.

Su progenitora, quien reside en Francisco de Miranda del municipio Francisco Linares Alcántara, manifestó que la última conversación la sostuvo con su hijo el martes pasado y “el viernes en la tarde me vino a visitar pero no lo vi”.

Luego desapareció y “nosotros pensábamos que estaba en Charallave”, adicionó la ciudadana que no se identificó. “Y ahora me informaron que lo encontraron muerto en Santa Inés, pero de ese hecho no tengo información”, dijo.

Vale indicar que el primer teniente del Ejército lo encontraron muerto en la mañana de este lunes en la habitación número 7, en la urbanización San Antonio, en Santa Inés, presentando heridas por arma blanca a nivel de la espalda y en avanzado estado de descomposición.

La primera hipótesis que se maneja es el robo de sus pertenencias, pero no se descarta cualquier otra hipótesis como un posible drama pasional. Y el caso podría estar resuelto en el transcurso de las próximas horas, pues hay un equipo multidisciplinario abocado a dar una respuesta contundente.

Los dueños de la habitación serán citados a la Base de Homicidios en San Pablo, en Turmero a rendir declaraciones como el resto de los inquilinos. Hay buenas pistas que conduzcan al paradero de los homicidas.

LUIS ANTONIO QUINTERO |elsiglo

 

Loading...