Maestros no descartan ir a paro por bajos salarios

Desde la directiva del Colegio de Profesores del estado Aragua, se respaldaron las acciones tomadas por el gremio de las enfermeras, en beneficio de la dignificación de los salarios mínimos de las distintas profesiones que componen la sociedad intelectual.

El profesor Richard Rivas, presidente de ese gremio, comentó vía telefónica que los profesores se mantienen en activa lucha en contra de las injusticias por el pago del salario mínimo integral de los trabajadores de los gremios profesionales, debido a que no se ajustan a la realidad actual del país.

De la misma manera, indicó que a pesar de que fue actualizada la tabla salarial correspondiente al último aumento declarado el primero de julio por el presidente de la República, todavía siguen estando inconformes con el pago correspondiente a los docentes, debido a que no tiene concordancia con la economía tan cambiante que reina en el escenario político actual en Venezuela.

En ese sentido destacó que desde el gremio educacional, existe solidaridad plena no solamente con el sector salud, sino también con todos los demás profesionales que prestan sus conocimientos para el bien de la sociedad y que no son reconocidos como tal, sino que por el contrario, son subpagados con unos “salarios de hambre” como él mismo lo detalló.

En cuanto a la agenda que desde ese gremio tiene pautada, se incluyen las protestas de calle, con las que pretenden irse involucrando poco a poco en las acciones de protestas masivas que desde los demás sectores se han ido organizando.

Sobre una posible paralización del sector educación, Rivas declaró que no se tiene previsto llegar hasta tal punto, debido a que aún permanecen las conversaciones con el Gobierno Nacional para superar los inconvenientes, sin embargo, no descartó la posibilidad de llegar a ese término si al inicio del año escolar siguiente no se tiene una respuesta oportuna de parte del Ejecutivo nacional.

Su principal exigencia como conglomerado profesional es que los salarios no solamente se dignifiquen, sino que sean pagados de acuerdo a la importancia del rol profesional en la sociedad, es decir, que cada profesional devengue lo que vale y lo que trabaja.

Reforzando esa idea, el profesor Rivas colocó como ejemplo el pago mensual que devengan aquellos que son parte de los organismos castrenses de Venezuela, cuyas cifras alcanzan los nueve dígitos, mientras que las de un profesor universitario apenas ronda los siete.

Incluso dentro de la tabla de ajuste salarial de los profesores existe una abismal e incoherente diferencia de salarios, según lo explicado por Rivas. Un profesor de tipo uno, que quiere decir que forman parte de la administración pública directamente, pueden cobrar mensualmente hasta 22 millones de bolívares, mientras que los instructores en categoría de educación superior, reúnen en el mes apenas dos millones quinientos mil.

El profesor en todo momento dejó muy en claro que no se trata de una lucha en contra del Gobierno, ni una actitud de “guarimba” ni de protesta para “tumbar al Gobierno”, sino que se trata de justicia para los profesores de toda índole.

LA DIÁSPORA SE REFLEJA EN LAS AULAS

El fenómeno de éxodo masivo debido a la situación económica, política y social del país es realmente alarmante cuando se observa desde la perspectiva de un salón de clases, así lo informó el presidente del Colegio de Profesores, Richard Rivas.

De al menos 50% es el ausentismo de estudiantes en los colegios y universidades de todo el país. Solamente en Aragua un total de cuatro mil docentes han decidido partir de sus puestos de trabajo para buscar nuevos horizontes en otros países, y esa cifra se extiende a 22 mil cuando se habla de todo el territorio venezolano.

Según lo explicó Rivas, el ausentismo de las aulas por parte de los estudiantes es debido a la dificultad para la normal movilización por la situación transporte, aunado a la escasez de comida y productos básicos, o en su defecto su alto costo, entre otras problemáticas que se han vuelto cotidianas en Venezuela por estos días.

Ese cúmulo de pequeños desastres ayudan a que los padres cada vez más frecuentemente decidan dejar de enviar a los niños a las escuelas, de la misma manera que los estudiantes universitarios prefieren desertar para ahorrar un poco el dinero.

En el caso de la falta de profesores, las consecuencias se notan en la calidad de los estudiantes que se gradúan de la escuela media, dado que según detalló Rivas, los jóvenes están siendo aprobados por medio del sistema de la exoneración debido a la falta de profesores.

Esto quiere decir que dejan de cursar materias importantes como química, física, biología, matemática e inglés, porque son muy escasos los profesores para esas asignaturas. Así que deciden que los estudiantes no las cursen, sino que las aprueben directamente.

“Esto perjudica a los muchachos que quieran estudiar carreras de ingeniería, medicina y otras carreras así, ¿cómo lo hacen?, ¿con qué base de conocimientos?”, reflexionó Rivas, a la vez que se lamentaba por la deplorable situación actual de la educación en Venezuela y exigía al Gobierno mesas de trabajo en la que se estipulen salarios dignos para evitar la diáspora de profesionales de ese ramo.

ANDRESSA GARCÍA | elsiglo

Loading...