El queso amenaza con desaparecer de la mesa venezolana

Loading...

La crisis que atraviesa actualmente el país ha afectado a todos los sectores, siendo el alimenticio uno de los más golpeados. Los precios de los quesos han experimentado un alza exorbitante en los últimos meses, cuyas cifras varían casi a diario.

Los comerciantes y los consumidores no logran adaptarse a los altos costos de este rubro tan esencial en la dieta del venezolano, que además es el acompañante de gran parte de las comidas diarias.

En este sentido, Javier Delgado, dueño de una charcutería, explicó que el queso más accesible que ofrece es el llanero y se ubica en 3 millones 800 mil bolívares, mientras que el palmita cuesta 5 millones 200 mil y el paisa ya ronda los 6 millones de bolívares, lo que dificulta su compra para personas que devengan el salario mínimo mensual.

“No me explico la subida semanal del queso, porque antes cuando llovía bajaba un poco el precio, pero ahora sólo sube y sube”, expresó el comerciante.

El queso que más compran los consumidores es el llanero, no por su precio sino por su rendimiento. Yarly Espinoza, compradora, comentó que la adquisición de este alimento la realiza semanalmente por kilo, el cual le dura sólo una semana para su familia conformada por seis niños y cuatro adultos.

“El queso llanero lo uso para la cena y el desayuno, pero se dificulta porque aumenta todos los días. No puedo hacer un presupuesto de 15 días porque es imposible que lo encuentre al mismo precio”, señaló Espinoza.

De esta manera, el asombro se ha convertido en la rutina de quienes van al mercado a abastecerse de alimentos, sumado a las quejas de aquellos que no se acostumbran al aumento desmedido de los precios. “Yo sólo compro un cuartico de queso porque realmente no me alcanza con la pensión, y me dura apenas cuatro días porque es para cuatro personas.

Esto no se lo aguanta nadie”, sentenció Marianela Peña, compradora del Mercado Municipal de Maracay.

La alimentación en Venezuela resulta un verdadero reto para quienes sólo cuentan con el ingreso del sueldo mínimo, pues deben hacer maromas para costear los precios de los rubros básicos. El queso es uno de ellos y desde incontables años ha acompañado el desayuno y cena de las familias, pero ahora amenaza con desaparecer de las mesas venezolanas por sus altos costos.

MELANIE PAYARES (pasante) | elsiglo
fotos | DENYS SÁNCHEZ

Loading...