Barberos al aire libre: una nueva modalidad de trabajo

Loading...

Es común ver a lo largo de la caminería ubicada entre los sectores 2 y 3 de Caña de Azúcar a barberos trabajando al aire libre.

Varios vecinos de la localidad han empleado esta práctica para hacerle frente a la crisis económica que afecta al país, siendo este uno de los tantos trabajos que han surgido para conseguir un ingreso mayor al sueldo mínimo.

Orlando Uzcátegui, uno de los barberos que hacen vida en la zona, comentó que trabaja desde las 8:00 de la mañana hasta las 6:00 de la tarde desde hace tres meses atendiendo a un aproximado de 12 personas por día.

“Aquí cobro más barato que en una peluquería, donde los cortes están en un millón 500 mil bolívares y yo los tengo en 600 mil bolívares. Hay una gran diferencia”, indicó.

Por su parte, Jean Herrera tiene dos años y tres meses laborando. En su sitio de trabajo tiene una mesa con sus implementos y en un árbol guinda el espejo y la máquina de afeitar.

Herrera indicó que es uno de los fundadores de esta modalidad, pues tiene 21 años siendo barbero profesional; sin embargo, trabajar en una peluquería no le era rentable por el poco ingreso que obtenía. Por esta razón, decidió comenzar solo y, actualmente, atiende de 18 a 20 personas diarias y los fines de semana tiene un máximo de 35 clientes.

La crisis económica lleva a las personas a buscar trabajos que les permitan subsistir y asegurar el alimento diario, como es el caso de Pedro Mujica, padre de tres niños, quien comenzó hace dos meses en la caminería desde las 7:30 de la mañana hasta las 6:00 de la tarde. “Ahorita es muy difícil encontrar trabajo, y si te lo dan es por un sueldo mínimo que no alcanza para nada. Aquí gano de 5 a 8 millones semanalmente”, expresó.

Para hacer funcionar sus herramientas de trabajo, los barberos, que son 10 aproximadamente, las conectan a casas de vecinos con previo acuerdo. Indicaron que no han recibido quejas porque mantienen las áreas limpias, razón por la cual los habitantes del sector los apoyan e incluso acompañan en sus labores diarias. Asimismo, no fue necesario el trámite de algún permiso especial para trabajar en la caminería.

Las opciones para los clientes son variadas y cada vez son más los barberos que se unen a esta modalidad de trabajo. Los altos ingresos semanales hacen que los vecinos preparen su puesto en algún lugar de la caminería y se unan a los que ya tiene su punto establecido. Para quienes deseen cortarse el cabello, la elección es variada y los espacios de cada barbero también, pues algunos hasta amenizan su trabajo con música.

MELANIE PAYARES (pasante) | elsiglo
fotos | RAFAEL SALGUERO

Loading...