Periodistas de elsiglo no cambian su carrera “por nada del mundo”

Desde el principio de los tiempos los periodistas han sido los encargados de llevar información de primera mano, oportuna y veraz a toda la sociedad. Desde el tiempo de los pregoneros y el envío de misivas utilizando palomas mensajeras, el periodista siempre ha estado a la vanguardia de la información, es por eso que cada 27 de junio en Venezuela, es reconocido el noble trabajo de los profesionales de la comunicación.

En 1964, cuando Guillermo García Ponce estaba presidiario en el Cuartel San Carlos, envió una propuesta a la Convención Nacional de la Asociación Venezolana de Periodistas, celebrada ese año en Valencia, estado Carabobo, para que fuera estudiada la posibilidad de establecer el 27 de junio como día del periodista venezolano, en honor a la primera edición del periódico Correo del Orinoco, creado por el Libertador Simón Bolívar, que ocurrió en 1818.

“Somos libres, escribimos en un país libre y no nos proponemos engañar al público”, se resumían uno de los enunciados colocados por Simón Bolívar en la edición inaugural del Correo del Orinoco. Desde entonces pasó a ser esa, la fecha en que los periodistas recuerdan las razones de haber escogido esta profesión y encuentran nuevos motivos para seguir adelante, pese a las adversidades que puedan encontrarse en el camino.

Desde su fundación en 1973, diario elsiglo siempre ha estado de la mano con los aragüeños, a quienes acompaña mañana a mañana no sólo en la tarea de informarles, sino también con la intención de mantener la tradición que la población aragüeña mantiene con el diario.

En sus 45 años, elsiglo sigue siendo el diario preferido por todos los aficionados a la lectura de la prensa, así lo destacaron varios encuestados, que entre otras cosas concordaron en que, a pesar de las limitantes actuales en cuanto a recursos económicos y falta de papel para la impresión que estaban acostumbradas las personas en épocas anteriores, sigue siendo el de circulación diaria más completa en cuanto a información.

MEJOR QUE LOS DEMÁS

Ruth Ibáñez, encargada de un popular kiosco de periódicos ubicado justo al frente de un reconocido Centro Comercial ubicado en la avenida Bermúdez cruce con Aragua, comentó que “elsiglo” es el que más se vende, aunque de la misma manera explicó que siempre que aumenta de precio bajan las ventas, pero rápidamente vuelven a estabilizarse, porque en definitiva sigue siendo el preferido de la ciudadanía.

“Lo primero que uno hace al abrir el periódico es leer los sucesos para ver si hay alguien conocido”, comentó la señora Ibáñez, a la vez que comentó que una de sus sobrinas tuvo la oportunidad de formar parte de la plantilla de redactores del matutino.

También destacó que el trabajo realizado por los periodistas realmente tiene mucho valor, tomando en cuenta las múltiples limitaciones que existen en la actualidad.

“Estoy segura de que ustedes (los periodistas) quieren decir muchas cosas pero no se lo permiten” fue una de las declaraciones de Ibáñez al ser indagada sobre la veracidad e imparcialidad manejada desde diario “elsiglo”.

“En definitiva elsiglo es mejor, porque los otros periódicos regionales, se equivocan más o salen ‘mochos’, por eso la gente poco se los lleva”, finalizó Ibáñez.

En otro punto de la ciudad, específicamente en un establecimiento informal ubicado en la avenida Mariño, en las inmediaciones del cementerio La Primavera, los encargados de ese kiosco estuvieron en sintonía con Ibáñez al recordar que los periodistas del matutino de los valles de Aragua realizan una excelsa labor, ya que es aquel que sale a la calle con la información más completa que los demás de su género a nivel regional.

Argenis Linares, comprador asiduo de la prensa escrita, comentó que su página preferida para leer es la deportiva, porque es bastante completa y se entera de los resultados de los juegos que le interesan para actualizar sus quinielas.

De la misma manera, Carlos Perdomo comentó que  también se deleita leyendo las páginas deportivas, a la vez que destacó que son pocos los errores que se pueden conseguir en la redacción del periódico.

A propósito de la información política, tanto Linares como Perdomo estuvieron de acuerdo que las ediciones actuales del periódico se muestran bastante imparciales, aunque consideraron que se le debería dar mayor cobertura a la contraparte de toda noticia, lo que dijeron, muy poco se refleja.

En definitiva fueron los fieles lectores del Diario elsiglo los que entre críticas y alabanzas, felicitaron a todos los periodistas en su día, en específico a todos los que laboran para el siempre leído matutino de los Valles de Aragua, destacando el valioso y arduo trabajo que día tras día realizan los profesionales de la comunicación para llevar a la sociedad, la información de primera mano, la más contundente y la más real, como ha sido desde el principio de los tiempos.

DETRÁS DE LA IMPRESIÓN

Antes de que cada ejemplar llegue efectivamente a cada lector de todo el centro del país, existe todo un conglomerado de loable compromiso de cada persona que pone su grano de arena para que el periódico sea impreso día tras día, y por supuesto distribuido en todos los establecimientos destinados para tal fin.

En el caso que compete en este momento, los periodistas son los encargados de salir a las calles, buscar la información donde se encuentre, no importa el motivo, la situación, la hora, el clima o la fecha; los periodistas que laboran en el diario elsiglo, siempre están a disposición de cumplir con su misión, que no es otra que ser los ojos de la sociedad en la noticia.

Es por esa razón que varios de esos periodistas que cumplen con su labor, hoy se expresan y muestran su lado más humano, cuentan sus experiencias y anécdotas vividas en el desempeño de su profesión, y no dejan de agradecer por haber escogido, como diría Gabriel García Márquez “el mejor oficio del mundo”.

Quizás la mayoría de los lectores al abrir las páginas del periódico, lo primero que leen son las noticias de sucesos, así como lo comentó la señora Ruth Ibáñez, pero lo que ella no sabe es que detrás de esos sucesos que ella lee día tras día, se encuentra el trabajo incansable de dos personajes adictos a su profesión que se esmeran cada vez más para que esa noticia pueda ser leída por todos.

LA SECCIÓN MÁS LEÍDA

Luis Antonio Quintero cuenta con más de veinte años ejerciendo esta bonita profesión, quince de ellos cubriendo la fuente de sucesos y la lección más valiosa que ha aprendido para realizar su trabajo impecable y eficiente, es el mismo consejo que deja a las nuevas generaciones del periodismo “hay que utilizar la retentiva”.

Anécdotas hay demasiadas en su hoja de vida, una de ellas comentada por él mismo, tuvo que ver con un sonado caso sobre cierta banda delictiva, ya desmantelada, que operaba en la región de los llanos venezolanos.

“Nosotros (el equipo de prensa) viajamos hasta allá para buscar la información de primera mano. Los policías pensaron que nosotros formábamos parte de la banda, entonces nos interceptaron y nos llevaron presos. Tres horas presos. Hasta que ellos investigaron y se dieron cuenta que nosotros éramos periodistas del diario elsiglo”, recordó Quintero.

Concluyó explicando que luego del interrogatorio, tomó varios datos que le fueron suministrados de manera inocente por los efectivos policiales, para realizar dos importantes reportajes que le valieron no solamente la primicia nacional, sino también el reconocimiento de sus demás compañeros del medio, por su valiente trabajo.

Como esa, Quintero puede contar muchas más historias que le ha dejado el ejercicio del periodismo en el diario “elsiglo”, cubriendo la fuente más leída. “Muchos piensan que yo perdí la sensibilidad, pero no es así”, aseguró Quintero, mientras comentaba otra de sus experiencias agrias.

“Un accidente de tránsito en la Autopista Regional del Centro. Un carro de paseo con una familia a bordo. La manera como murió el niño fue muy fea y cuando lo sacaron que vi la escena, rompí en llanto porque me recordé de mis hijos”, describió el licenciado.

Graduado en Comunicación Social, Luis Quintero probó suerte en la radio y en la televisión antes de hacer del diarismo, su pasión, su vocación y su vida. Su recomendación para la juventud que quiera seguir sus pasos, no es otra que hacer de la lectura un hábito diario.

Raiza Villafranca, por su parte, es el siguiente bastión importante de la fuente por preferencia de los lectores del diario, así que ella, como Luis Quintero, también tiene muchas experiencias enriquecedoras que contar, las cuales la han forjado como la incisiva periodista que es hoy.

Varios de los encuestados comentaron que les gustaría leer muchas más cosas de las que leen en el periódico, comentaron que de hecho “hay muchas cosas que no se dicen”, como bien lo expresó Ibáñez, sin embargo, Raiza Villafranca se caracteriza por ser una de esas profesionales que delicadamente denuncia todo lo que hay que denunciar, siempre en el marco del respeto, sin necesidad de herir susceptibilidades.

En ese sentido, Raiza que apenas acumula unos cinco meses laborando para el diario, no es ese el tiempo que tiene cubriendo sucesos, por lo que desde los inicios de su compromiso con esa fuente, ha intentado mantener la línea de la veracidad informativa, logrando la difícil tarea de navegar en aguas revueltas y terrenos escabrosos.

Sin embargo, y a pesar del sigilo que la caracteriza, comentó que antes de comenzar con sucesos, sintió un poco de temor por lo que se pudiera enfrentar en el camino, pero luego, le tomó cariño a su trabajo. “Esta fuente es delicada, a mí me pasó. Yo no trabajaba aquí, sino en otro diario y viví una desagradable experiencia cubriendo sucesos, pero eso para nada me asustó, más bien me dio fuerzas para seguir adelante. Yo creo que si me hubiera asustado en ese momento, hasta ese día hacía sucesos, y sin embargo aquí estoy”, narró Villafranca.

“El apoyo de tu familia siempre es lo más importante, yo conté mucho con mi mamá, incluso todavía, tengo cinco años de graduada y sigo contando con ella, con mi familia en general”, sentenció, haciendo alusión a lo vital que se convierte el apoyo familiar en la comprensión del periodismo como estilo de vida.

Muchos colegas periodistas tienden a decir que esta carrera es algo ingrata, porque al final nunca queda nada, sólo el consuelo del trabajo bien realizado. Tal y como lo describe una famosa composición del cantautor Yordano, a propósito de la fama “Con ella puedes ver la gloria, por ella pasas a la historia, y si le falla la memoria, va y pone a otro en tu lugar. Con ella no hay salida fácil, ella olvida y no perdona…”.

Sin embargo, para los periodistas de elsiglo, esa ingratitud no existe, así lo dejó saber la licenciada Villafranca, quien sentenció sin cabida a dudas “Es grata porque eres uno en toda la sociedad, porque toda la sociedad depende de ti”. Por esa sencilla razón, para ella el periodismo “es la mejor carrera del mundo”.

DEPORTES… NO ES SÓLO CUESTIÓN DE HOMBRES

En el departamento encargado de la redacción de la segunda sección más seguida por nuestros lectores, que no es otra que la deportiva, no precisamente cuenta con un personal cien por ciento masculino. Argenis Linares y Carlos Perdomo, dos de los más asiduos seguidores de las páginas deportivas, comentaron que diariamente adquieren elsiglo porque es aquel que presenta una sección deportiva más completa entre los demás de la región.

En ese sentido, es propio responder a Linares y Perdomo, que los responsables de ese mérito no son otros que los licenciados Ángel Marín y Mónica Goitia. Desde muy temprano en la mañana y durante el resto del día, ellos trabajan de la mano con los equipos tecnológicos disponibles, y su grupo humano de trabajo, quienes son los responsables de saber cada resultado, cada pronóstico, cada hora de cada partido de fútbol, tomando en cuenta la temporada mundialista.

La juventud son sus mejores características y su creatividad la mejor herramienta para llevar a cabo su labor. En un primer momento, Ángel Marín recordó que desde muy pequeño su mayor sueño era poder trabajar en elsiglo, aunque nunca se imaginó que en un futuro no muy lejano, podría lograr esa valiosa meta.

“Es que yo no quería estudiar periodismo, lo mío era el béisbol. Luego pasaron varias cosas que no me permitieron seguir adelante con ese sueño, así que decidí estudiar algo con lo que pudiera cumplir de cierta manera ese deseo pendiente, así que decidí estudiar periodismo y desempeñarme en el área de deporte, como ha sido desde un principio y hasta ahora”.

Con un par de años de experiencia en el ámbito deportivo y unos siete meses formando parte del personal periodístico del diario elsiglo, Marín ha logrado equiparar sus gustos, cosa que según él mismo comentó, le ha funcionado bastante bien.

“Mi mejor recuerdo, lo más bonito que atesoro de mi carrera, fue la experiencia de haber entrevistado a Miguel Cabrera porque es mi ídolo”, recordó Marín, agregando que aquel momento le hizo sentirse pleno como profesional, le inspiró a seguir por el camino que asertivamente había escogido.

“La peor experiencia hasta ahora ha sido cuando coloqué en una nota un resultado que no era, me sentí muy avergonzado, pero entendí que de los errores también se aprende y ahora estoy muy pendiente, porque ya sé que me equivoqué una vez, y no me puede volver a pasar lo mismo”, expuso el licenciado al ser increpado sobre algo que no quisiera recordar.

¿Qué es eso especial que Ángel Marín encuentra en el periodismo, que le hace amar tanto su trabajo, cosa que se ve expresada en cada noticia que redacta? Ante esa interrogante, Marín respondió de manera sencilla “Ser el vocero de las personas es lo más gratificante”.

“De repente tú estás narrando un partido por medio de la escritura, y tú tienes que asumir como tuya esa capacidad de hacer que las personas sientan la misma emoción con la que tú estás escribiendo, y ese es el mayor compromiso, el mayor reto”, acotó Marín.

Sobre sus metas y proyectos a corto, mediano y largo plazo, Marín no vaciló en comentar que desea ganarse un Premio Nacional de Periodismo, y en un futuro no muy lejano, lograr trabajar para cierta cadena deportiva internacional.

“Queremos que se sientan satisfechos con nuestro trabajo, porque trabajamos para ustedes”, fue el mensaje final que hizo llegar Marín a todas las personas que como Perdomo y Linares, prefieren entre todas, la sección deportiva.

Pero, como se mencionó en el subtítulo de este artículo, los agasajos no solamente son para Marín, porque a pesar de ser el pilar principal de la sección deportiva, Mónica Goitia también forma parte del staff de periodistas encargados de esa área.

“Gotica”, como es conocida popularmente en el diario, explicó que desearía ayudar más a las personas desde el lugar que le corresponde, desde la tribuna que ella representa que es su trabajo como comunicadora, porque siente que de pronto se puede hacer más de lo que se hace, y se siente impotente al no poder dar más voz a quienes merecen voz.

De la misma manera, Goitia quien también es licenciada en Comunicación Social, reconoció que a pesar de tener muy poco tiempo de graduada, realmente ha avanzado mucho, y ha aprendido un tanto más.

Aunque no estaba decidida a estudiar periodismo, “el día que me fui a inscribir a la Universidad para estudiar Derecho, dije ¡no!, y me inscribí en Comunicación Social, fue así de repentino”, comentó Mónica Goitia.

A pesar de que su fuente original es la deportiva, ella considera que su fuerte es la política, fuente en la que además ha aprendido a desenvolverse. Ella aseveró que la política siempre sorprende con algo nuevo, y confesó que aunque a muchas personas les pueda parecer absurdo que a alguien le pueda gustar la política, a ella sí.

En cuanto al mensaje que quiso dejar a los lectores de elsiglo, pidió un poco de comprensión, porque los periodistas trabajan en su beneficio, y en estos tiempos, según las posibilidades que el sistema permita.

Subir el cerro en tacones, o entrevistar al Gobernador agachada en el suelo, son una de las experiencias que le ha tocado vivir a “Gotica”. “Yo llego a la oficina con mis tacones, ¡digna! Y entonces mi jefe me dice, bueno tienes que ir a La Villa. Me voy a La Villa y cuando llego, veo que a donde tenía que ir era un cerro. La señora que me atendió me dijo ‘ah pero para allá no suben los carros, tienes que ir caminando’ ‘¿Caminando?’, le pregunté, y me dijo que sí. Y bueno nada, tuve que subir el cerro caminando en tacones, ¡me quería morir!”.

“Mi mensaje para todo el que quiera ejercer esta carrera, es que estén conscientes que no todo es verte bonita, ser bonita, y ya. Se necesita inteligencia, leer mucho y mantenerte informada y que te guste mucho lo que haces, que ames tu carrera, eso es lo más importante. ¡Ah y nunca pierdan la humildad ni la esencia!”, aconsejó Mónica.

A ÍNDOLE PERONAL DE QUIEN ESCRIBE

Par de años estudiando periodismo, y par de años ejerciendo el periodismo. Con aspectos diferentes y desde ópticas distintas, pero con experiencias enriquecedoras en todos los sentidos posibles. Cuando decidí que estudiaría periodismo, lo hice porque quería probar algo distinto a lo que estaba estudiando hasta entonces, que fue lo que desde pequeña “me gustaba”.

No sabía a qué me enfrentaba, comencé a estudiar ciegamente y rápidamente la radio llamó a mi puerta. En radio entendí que definitivamente sí es esta carrera, en lo que quería desempeñarme el resto de la vida. Dos años en radio bastaron para determinar mi camino, y mi llegada al diarismo me sobró para atornillarme al periodismo.

Las experiencias son muchas, son incontables. Apenas un par de meses cuento en elsiglo, y siento que he aprendido lo que no he aprendido en dos años de carrera universitaria. Mi título aún no está materializado, pero aún así elsiglo me dio la oportunidad de demostrar mis capacidades y mis ganas de trabajar en este medio.

Es gratificante recibir palabras de aliento y de felicitación por el trabajo bien hecho, como también es necesario recibir uno que otro reproche por los errores cometidos. Equivocaciones que cabe destacar, seguirán ocurriendo porque “somos humanos”, lo importante es rectificar, y reivindicarse más adelante.

Creo que aquí a esta profesión, a la Comunicación Social, llegué a puerto seguro. No hay otra cosa que pudiera desempeñar si no es la comunicación. La fuente de sucesos representa un reto para mí, y qué mejores maestros que mis compañeros de trabajo, como excelsos profesionales que son, para guiarme en ese camino.

En conclusión, las rosas hoy son para los periodistas, para todos nosotros que salimos a las calles a bregar con la realidad, a tropezarnos con lo que se dice y lo que se guarda, a dar gracias por un día más y a narrar detalladamente lo que ustedes que nos siguen, quieren leer.

La noticia está en la calle y el periodista es el único ser que tiene que desarrollar la gallardía para buscarla en cada calle, en cada esquina, en cada lugar que vaya o que se pare, con su cara en alto, orgulloso por el rol vital que desempeña en la sociedad.

A pesar de los contratiempos, de las limitaciones, de las circunstancias ampliamente conocidas, el periodismo en Venezuela intenta, casi infructuosamente, seguir batallando por sobrevivir, para llevar a la sociedad, la información más equilibrada y más veraz, con el único fin de beneficiarlos a ustedes, nuestro público.

En radio, prensa o televisión, el trabajo del periodista es invaluable, es abnegado y es constante. Y en el diario elsiglo, esa premisa es cumplida por sus periodistas, por partida doble.

¡Felicidades colegas en nuestro día!

ANDRESSA GARCÍA | elsiglo

Loading...