Protesta del gremio de la enfermería se extendió a todo el país

Loading...

Los enfermeros venezolanos salieron ayer de los hospitales de Caracas y de varios estados del país como parte del llamado a “paro presencial” e “indefinido” hecho la semana pasada por el Colegio de Enfermeras y para protestar en demanda de mejoras salariales en medio de la crisis económica.

Con consignas como “sueldo justo”, “queremos nuestros reales (dinero)” o “no somos ladrones, somos profesionales”, los enfermeros de los distintos centros de salud públicos en Caracas protestaron adentro y afuera de los hospitales, en los que además escasean los materiales médicos, las medicinas, y los equipos presentas fallas.

“A nosotros nos sale del alma atender a un ser humano pero por favor nuestros sueldos (…) ¿Cuántos de nosotros muriéndonos de hambre? nuestros zapatos deteriorados, un uniforme viejo, no nos alcanza el dinero”, dijo a periodistas la enfermera Omaira Morales, de la Maternidad Santa Ana, en el oeste Caracas.

La profesional de la salud indicó que en su última quincena recibió 400.000 bolívares (entre 0,2 y 4 dólares según tasas oficiales) y señaló que incluso las camareras cobraron 150.000 bolívares (entre 0,06 a 1,5 dólares), una cifra que no alcanza en el país ni para comprar un caramelo.

La misma denuncia la realizaron los enfermeros de otros centros de salud públicos de la capital venezolana, como el hospital de niños de referencia del país, el J.M de los Ríos o el de los Magallanes de Catia, centro y oeste de Caracas, respectivamente.

“En esta situación (de paro) estamos atendiendo únicamente lo que se llama emergencia, casos como fiebre o un dolor de cabeza no se están atendiendo”, dijo a Efe el delegado sindical del hospital de Catia, José Luis Spitia.

La enfermera Johanna Rivas dijo a Efe en las afueras del hospital de Niños, donde trabaja desde hace 12 años que el sueldo que percibe actualmente no le alcanza “para nada”.

“Antes podía comprar comida, podía llevar a mi hija al cine, podía comprarle los útiles, podía comprarle la merienda, podía viajar, cosa que no puedo hacer ahora”, comentó.
Entretanto, en el estado Carabobo (centro) la vicepresidenta del Colegio de Enfermeras de ese estado, Carmen Álvarez, dijo a periodistas que, como el resto de los venezolanos, los enfermeros están afectados por la crisis generalizada del país.

“No hay transporte, no hay efectivo (…) y cuando se llega aquí al centro asistencial encontramos de que no hay luz, no hay agua, no están las condiciones propias para dar una atención y aumenta el riesgo de salud para estos trabajadores”, indicó.

Aseguró que con estas condiciones “quien está llamando a paro nacional” es el propio presidente, Nicolás Maduro, y denunció que los profesionales de la salud están renunciando a sus cargos en los hospitales porque se van del país o porque ganan más realizando “cualquier otra actividad desde sus casas”.

Fuente:EFE

Loading...