4 cosas sobre el sexo que las mujeres desean saber (pero que no preguntan)

Por desgracia, el amor no garantiza el buen sexo, y viceversa. La gente, en general, tiene mucho pudor al hablar de temas íntimos, incluso con personas de su círculo más cercano, por eso acuden a profesionales como la terapeuta Tracey Cox, para que resuelvan aquello que les inquieta, les atormenta o les perturba.

Por la consulta de la sexóloga han pasado muchas féminas, y hay unas dudas recurrentes entre todas ellas:

1) ¿Debería dejarle si no me da orgasmos?

Este es un problema de mujeres heterosexuales, asegura Cox, pues ellos no tienen problema en llegar al orgasmo (normalmente), como tampoco las chicas homosexuales. Una vez aclarado esto (y que cada uno saque sus propias conclusiones), la sexóloga es clara: “Una cosa es abandonar a un hombre que no hace ningún intento por descubrir por qué no has llegado al clímax o no intenta rectificar la situación, y otra muy distinta es abandonar a un amante que pasa todas las horas del día buscando desesperadamente por Internet las técnicas para proporcionarte un orgasmo y prácticamente se disloca la lengua tratando de hacerlo realidad”, recoge ‘The Daily Mail’.

Él necesita saber que tener un orgasmo durante la penetración es lo más difícil para la mayoría de las mujeres. Debéis hablar y comunicaros

Y prosigue: “Seamos claros aquí: nadie puede ‘darte’ un orgasmo. Tienes que hacerlo tú misma“. Eso significa aprender a tener un orgasmo mediante el uso de un vibrador o la masturbación, y luego mostrarle a él cómo hacerlo con los dedos. Luego debes mostrarle cómo usar su lengua y explicarle que necesitas ciertas posiciones (que golpean la pared vaginal frontal) o una mano extra (o dedo o vibrador) para ayudarte a llegar al clímax durante el coito.

También necesita saber que tener un orgasmo durante la penetración es lo más difícil para la mayoría de las mujeres. Debéis hablar y comunicaros sobre qué necesitáis cada uno, sobre todo si él no ex muy experimentado.

2) ¿Debo hacerle sexo oral a mi pareja?

Sí, si te lo da él. “Negarse a practicar sexo oral a tu pareja no solo le quita una parte de las relaciones enormemente satisfactorias, sino también la posibilidad de alcanzar un orgasmo, ya que para muchas mujeres es la única forma de llegar al clímax”, detalla Cox

No hagas que tu pareja pida sexo oral. Sé generoso. Y asegúrate de que eres bueno en eso: es un acto en el que la técnica, la experiencia y la habilidad cuentan mucho.

3) ¿Cómo le digo que me haga un cunnilingus?

Este es un tema de comunicación y confianza, por eso lo más conveniente es que comiences insinuándoselo a tu amante cuando tengáis sexo y, si no se da por aludido, expreses tu deseo abiertamente.

Sean cuales sean los motivos por los que tu pareja no desea practicar el cunnilingus, seguramente podréis encontrar alguna solución intermedia que os satisfaga a los dos; entretanto, aprueba toda aproximación que él realice en ese sentido, y demuéstrale claramente el placer que te hace sentir: eso lo alentará.

Si quieres sexo oral, lo más conveniente es que comiences insinuándoselo cuando tengáis sexo y, si no se da por aludido, lo expreses abiertamente

4) ¿Podría una aventura salvar mi relación?

Existe la teoría de que tener relaciones sexuales secretas puede mantener calientes las relaciones de pareja. Aunque muchas terapeutas aseguran que un affaire es la clave para que un matrimonio no fracase, Cox no piensa así: “Soy hija de un matrimonio roto por una aventura. La mayoría de la gente no puede vivir con la mentira. Tener una aventura para animar el sexo con tu pareja es una idea muy estúpida”.

Una de las razones por las cuales las aventurillas son tan excitantes es que comparten muchos de los elementos que el sexo tiene al principio: aventura, novedad, alguien con quien no lo has hecho 10.000 veces… pero, asegura Cox, es cavar tu propia tumba.

La sexóloga recomienda anticipar y planear encuentros sexuales con la pareja. “Estas son estrategias que puedes probar para recrear relaciones sexuales”. Su teoría se basa en que el sexo con los amantes es siempre planificado: eliges el día, la hora, la ropa que te vas a poner, y luego lo recreas en tu cabeza una y otra vez porque no sabes cuándo será la próxima cita, que volverás a planear al milímetro para que tu pareja no se entere.

“El sexo entre los amantes no es espontáneo, es planificado. Por eso me da mucha rabia cuando la gente se molesta cuando les digo que planifiquen el sexo con sus parejas. ‘Pero… suena como forzado. Nunca disfrutaría así’, me dicen en la consulta. Tener una aventura amorosa puede salvar tu vida sexual, solo asegúrate de que sea con tu pareja y no con otra persona”.

Fuente: El confidencial

Loading...