Las balas frías ya no son opción para los consumidores

Loading...
La comida en la calle se ha vuelto cuesta arriba tanto para los habitantes del eje Este del estado Aragua como para vendedores de comida rápida. Los precios aumentan constantemente y para todos es difícil mantener el ritmo de vida.
Los creadores de las balas frías se las están “Viendo negra”

Luego de un recorrido por las zonas centros de los municipios se pudo recabar la información de que los carritos de perros calientes o balas frías, son la opción más “accesibles”, pues su costo aunque depende de muchos factores, sigue siendo una opción para los consumidores.

Los perros calientes están alrededor de los 600 mil bolívares y las hamburguesas sencillas entre 1 millón 100 mil y 2 millones bolívares dependiendo de los ingredientes adicionales, al igual que los pepitos.
En este sentido, los vendedores cuentan que hasta la fecha las ventas se han mantenido, sin embargo, en comparación a años pasados el declive ha sido considerable, esto a raíz de las alzas descontroladas de los costos de los materiales, que los obligan a incrementar el costo de la mercancía.
Damarys Acosta, de un puesto del centro de La Victoria, aseguró: “A los clientes les ha pegado las situación, nos comparan con las páginas de ventas a sobreprecio, porque cada vez que hay un amento nosotros subimos los de la comida. Nosotros tenemos clientela regular y aun así nuestras ventas han bajado 50%”.
Juan Carlos Gutiérrez, dijo: “Muchas personas se han quejado porque vienen un día y ven el precio y al día siguiente es otro, pero es inevitable tratamos de poner todo conforme a la situación pero es casi imposible porque de ser así la base no, nos daría para mantener el negocio. La situación está fuerte”.
Aunado a esto los dueños y encargados de estos comercios comentan que han optado por recurrir a las compras bachaqueadas, ya que no consiguen los productos por los medios regulares.
“Antes adquiríamos todo por medio de proveedores, ahora muchas cosas debemos buscarlas nosotros mismos y nos toca comprar bachaqueado constantemente o simplemente sacar del menú ya sea las salsas o algunos ingredientes como: el huevo, la tocineta y el maíz”, manifiesta Gutiérrez.
Asimismo, acotaron que también han notado la baja calidad en los productos que adquieren, y aunque intentan mantenerla lo mejor posible, muchas veces les toca comprar productos de marcas desconocidas pues es lo que se consigue y no pueden dejar de trabajar.
“Antes teníamos los puestos a tope sin sillitas ahora de 100 personas diarias solo vienen 20 o 30 y eso es los fines de semana. El sueldo no les da a las personas para darse estos gustos, considerados ya un lujo”, aseveró el vendedor.
CONSUMIDORES OPINAN
En cuanto a este tema los consumidores no expresan su queja hacía los vendedores sino al alto costo de la vida, pues señalan que ellos son también una víctima de la inflación que se está viviendo actualmente en el país.
“Se sabe que todo está subiendo entonces culpar a los comerciante de los precios es algo ilógico, puesto que ellos no lo hacen porque quieren sino porque es su obligación si quieren mantener su puesto de comida que generalmente son su única entrada de dinero. En nosotros los consumidores esta el cancelar o no”, dijo Endiana Martínez.
Por su parte, Diliannys Barbosa expresó que la calidad de las comida es otro factor de queja para ella como consumidora, puesto que según ella nadie está dispuesto a pagar una alta cantidad de dinero por una comida que simplemente no les va a gustar.
“Con todo y las subidas de precio, la calidad disminuye mucho, rellenan menos las hamburguesas, la carne no tiene el mismo sabor, son más pequeñas las porciones y los vegetales no están en el mejor estado. Lo que ofrecen no está a la altura de lo que estas pagando, ya no hay gran cantidad de salsas y en algunos lugares hasta la salchichas las han sacado de circulación.”
Ante este hecho, la opción por la que la mayoría ha optado es la comida casera. “He preferido comprar otras alternativas de alimentos, más económicos y más sanos para consumirlos en la comodidad de mi hogar”, comentó Neyda de Mayora.

DANIEL MELLADO | elsiglo
fotos | ROYNER APONTE

 

Loading...