Cómo evitar el daño de la vista provocado por las pantallas

En la actualidad pasamos mucho tiempo frente a una pantalla por razones de trabajo u ocio, ya sea la de un teléfono inteligente, una computadora o hasta un televisor, todas causan un daño a nuestra vista que podemos evitar.

Es común que cuando usamos un computador o principalmente un celular, la distancia entre la pantalla y nuestros ojos es corta, esto significa que los músculos del ojo deben esforzarse para enfocar el objeto cercano en este caso la pantalla- lo que provoca un agotamiento en la vista.

Esta fatiga visual, conocida como astenopia, se produce mayormente porque el esfuerzo visual es prolongado, ya que pasamos varias horas al día cerca de alguna pantalla. “La astenopia acomodativa es consecuencia del esfuerzo continuado del ojo para enfocar de manera nítida lo que tenemos delante”, explica el oftalmólogo Javier Gómez.

Otra de las consecuencias es la disminución del parpadeo frente a la pantalla, ya que mientras estamos atentos a un objeto cercano el parpadeo pasa de una media de 15 por minuto a solamente 5. “Eso provoca que la lágrima, que se encarga de humedecer de manera natural el ojo, se distribuya peor, provocando sequedad en el ojo”, aseguró el doctor Gómez.

Además hay otro factor, y es que la radiación de luz que emite la pantalla directamente hacia los ojos causa un leve calentamiento en ellos, generando mayor resequedad en la superficie del ojo debido a su sensibilidad.

¿Cómo evitarlo?

Más distancia, menos daño:

Como pudimos saber la distancia entre los ojos y la pantalla es el factor más dañino, por esto, debemos guardar una longitud de al menos 40 o 50 centímetros para que los músculos se relajen y no permanezcan enfocando la pantalla, principalmente cuando utilicemos nuestro dispositivo móvil.

Iluminación externa

Según el doctor Gómez: “Cuando hay buena iluminación la pupila no está tan dilatada y en esas condiciones el músculo ciliar no hace tanto esfuerzo para acomodar el ojo”, por lo que debemos ubicarnos en un espacio iluminado para reducir la fatiga visual.

Sin embargo, tampoco es recomendable que la luz fuerte esté detrás o delante de la pantalla. Esto se debe a que si hay mucha luz en la parte trasera del monitor esta dará directamente a nuestros ojos y dificultará más la vista a la pantalla.

Por otro lado, si la luz fuerte está de frente al monitor, esto generará un reflejo en la pantalla que afectará todavía más nuestra vista. Por esta razón las luces deben ser de varias intensidades y ubicadas alrededor de donde estemos para evitar mayor problema.

Parpadea y descansa

Así de simple. Ya mencionamos que el parpadeo se reduce hasta 3 veces cuando estamos mirando una pantalla y esto reseca los ojos; incluso puede causarnos dolor de cabeza. La forma de evitar esto es descansar la vista por lo mínimo 5 minutos por cada hora frente a la pantalla.

También puedes hacer descansos de 20 segundos cada 20 minutos en los que quites la vista de la pantalla y la dirijas a algún objeto lejano para relajar la vista. Y por supuesto, parpadea constantemente.

Ajusta el brillo

Y con esto no nos referimos a disminuir el brillo al mínimo, pues esto sería contraproducente ya que tu vista tendría que esforzarse para poder ver lo que refleja la pantalla. Así que lo ideal es adecuar el brillo a una iluminación ni muy baja como para no leer ni tan alta como para no cansar la vista.

Además, cuando te encuentres en un lugar oscuro viendo una pantalla, disminuye el brillo para evitar un contraste entre la pantalla y el ambiente que te rodea.
Ya lo sabes, recuerda seguir estos consejos para prevenir daños en tu vista que te afecten el resto del día.

Fuente: Culturizando

Loading...