Mercadito de Senovia inauguró nueva sede en el centro de Cagua

Más de 5 mil madres sucrenses fueron beneficiadas recientemente con la venta de productos de la cesta básica a precios regulados, en el marco de su mes de celebración.

Varias madres recibieron donaciones de alimentos

Esta actividad que fue organizada por el Mercadito de Senovia, quienes inauguraron una nueva sede en el centro de Cagua, donde se vendieron alimentos a precios solidarios.

Juan Torres, presidente de los mercaditos, explicó que los nuevos espacios beneficiarán a toda la población que busca rendir el presupuesto familiar, sin bajar la calidad de los productos que van a consumir.

“Escogimos esta fecha de celebración de las madres para abrir nuestras puertas al público que desde muy temprano se apostaron en las puertas del local, donde fueron atendidos por nuestros trabajadores con la misma dedicación y entrega que en las otras sedes”, dijo.

Torres dijo que el momento fue propicio para entregar más de 500 donaciones a un grupo de madres, escogidas a través de un estudio socioeconómico, con el apoyo de los consejos comunales y comunidad en general.

“Nuestra meta es seguir apoyando y contribuyendo al desarrollo del país y de nuestro municipio Sucre. Es importante destacar que trabajamos directamente con los productores, por lo que podemos ofrecer los precios más bajos en el mercado garantizando de esta manera los alimentos a la población”, reiteró Torres.

Entre los productos que fueron vendidos están azúcar, arroz, pasta, verduras, charcutería, pollo, carne, para satisfacer las necesidades de los compradores, quienes desde muy temprano se acercaron al establecimiento para adquirir los productos.

Finalmente, Juan Torres manifestó que “el Mercadito de Senovia sigue creciendo para brindar bienestar a todos los sucrenses y habitantes de municipios aledaños. Porque en Senovia no sólo queremos beneficiarnos nosotros, sino ser portadores de buenas noticias para las familias de la entidad”.

TESTIMONIOS

María Herrera, habitante del sector La Carpiera, hizo una pausa en su compra para expresar que estas bodegas son un desahogo para el bolsillo de los consumidores.
“Este tipo de iniciativas son ejemplo a seguir, yo como madre de familia me siento afortunada de contar con establecimientos como estos, que más allá de trabajar para enriquecerse, se esfuerzan por garantizar algo tan fundamental como lo es la alimentación al pueblo”, indicó.

Pedro Lamas, residente de La Haciendita, también aplaudió el servicio que prestan estas bodegas, pues a su juicio, son una alternativa justa para los consumidores.
“Establecimientos como estos son buenos porque uno bien o mal siempre consigue así sea un kilo de frijoles y sin hacer cola y con un servicio realmente excepcional”, aseveró.

En concordancia con las opiniones anteriores, Graciela Díaz, quien vive en la Zona Centro de Cagua dijo: “Además de la unión familiar este es uno de los mejores regalos que pude recibir, pues la comida es en este momento un tesoro muy preciado y hay que agradecer a quien contribuye a llenar tu mesa”, puntualizó.

elsiglo

Loading...