Con picos de botellas ultimaron a hombre en la feria de la comida

En medio de una riña colectiva escenificada en horas de la mañana de este viernes, sujetos aún por identificar, con picos de botellas asesinaron a un ciudadano que respondía al nombre de Maikel Rafael Ríos, de 34 años de edad, quien residía en Piñonal al este de la Ciudad Jardín del municipio Girardot.


El homicidio ocurrió entre las 6:00 y 7:00 de la mañana en la famosa Calle del Hambre, en la zona conocida como la feria de la comida en San Jacinto.

De acuerdo a los testimonios recabados en ese sitio, todo comenzó la noche del jueves cuando dos grupos de personas distintos se trasladaron a ese espacio de la ciudad a comer perros calientes y otros a tomarse sus tragos en antesala al fin de semana.

Así transcurrieron las horas sin ninguna eventualidad, y ya en la madrugada de ayer solo quedaban unas diez personas que libaban licor “hasta por los codos”.

Cuando se promediaban las seis de la mañana, los sujetos, entre hombres y mujeres, comenzaron a tener diferencias muy marcadas, quizás producto de la ingesta alcohólica y demás sustancias químicas nocivas para el ser humano.

Varios de los presentes, todos iracundos y trasnochados, tomaron entre sus manos botellas vacías de licor y las partieron en pedazos, yéndose contra el otro grupo enemigo que estaba muy cerca de ellos, originándose posteriormente una tángana.

A Ríos le causaron heridas profundas a nivel del cuello y en las extremidades superiores, así como golpes en varias partes del cuerpo hasta causarle la muerte.

Una vez que lo vieron tendido en el pavimento que no se movía ni mucho menos daba señales de vida, los sospechosos huyeron despavoridamente como “ratas” inhumanas, señalaron algunas personas.

Abordaron dos vehículos de los cuales se desconocen sus detalles y se perdieron de vista antes de que llegaran los funcionarios de la Policía de Aragua y del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, pertenecientes a la División de Homicidios.

Los expertos en la investigación criminal, levantaron el cuerpo de la víctima y lo trasladaron a la Morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley, mientras que los investigadores colectaron las evidencias de interés criminalístico e incluso los videos de las cámaras instaladas estratégicamente en la zona ferial.

Fuentes ligadas a las pesquisas comentaron que los rostros de los homicidas quedaron registrados en las filmadoras y se presume que entre los autores del crimen, figuran “hijos de papi y mami”. Ya están caídos y ahora tendrán que rendir cuentas sobre sus acciones criminales.

Por su parte, los familiares de la víctima que asistieron horas después a la Morgue de Caña de Azúcar no ofrecieron declaraciones a los periodistas, señalando que desconocen las circunstancias del crimen y de sus autores materiales. Dejemos que el Cicpc haga su trabajo.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | FAUSTINO PÉREZ

Loading...