Carlos Alvarado asume la presidencia de Costa Rica

Loading...
Carlos Alvarado asumió este martes como el nuevo presidente de Costa Rica en un colorido acto celebrado en la Plaza Democracia.

También te puede interesar: LeBron jugará su octava final de conferencia consecutiva

Imagen referencial

Ahí recibió de manos de Luis Guillermo Solís la cinta presidencial que lo acredita como el mandatario para el periodo 2018-2022, en el que será el segundo mandato consecutivo del Partido Acción Ciudadana.

El periodista y politólogo se juramentó frente a los gabinetes entrante y saliente así como las numerosas delegaciones presidenciales que acompañaron a Alvarado en el acto.

Alvarado se convirtió así en el presidente número 48 en la historia del país y el encargado de dirigir el gobierno del bicentenario, marcado desde el inicio por el reto de enfrentar el creciente déficit fiscal.

El presidente salió a las 8 a. m. de su casa y a eso de las 8:30 a. m. abordó en La Sabana el autobús de hidrógeno que lo llevaría a él y los nuevos ministros hacia la Plaza de la Democracia.

La decisión viene de la mano con el objetivo de la carbono neutralidad por el que prometió trabajar el mandatario durante su campaña, uno de muchos nortes en un gobierno que también tiene la tarea de lavarle la cara al PAC tras los señalamientos que dejó su primer periodo.

Poco antes de la 9 a. m. la caravana llegó a su destino y de inmediato se inició el desfile de los diferentes partidos políticos que componen la nueva Asamblea Legislativa, siete agrupaciones que aportan 56 diputados más uno independiente.

La primera sesión legislativa del nuevo Congreso estuvo dirigida por la nueva presidenta legislativa Carolina Hidalgo (PAC), quien presentó además a los principales integrantes de las 109 delegaciones extranjeras presentes en el país para el traspaso de poderes, incluidos los seis mandatarios que aceptaron la invitación al acto.

También desfilaron los ministros y presidentes ejecutivos salientes y por último el ahora expresidente Luis Guillermo Solís, el último en desfilar antes de que el nuevo y prometido “gobierno de unidad” entrara en escena, seguido de cerca por el propio Alvarado y la primera dama.

El efusivo abrazo con su predecesor y la entrega de la banda presidencial dieron paso a un discurso que enumeró los principales y más próximos retos del gobierno del bicentenario, aplaudido por su formación multipartidista y representatividad de género.

Fuente: Teletica

Loading...