Consumidores: Las carnes rojas quedaron para personas adineradas

Otro de los problemas que mantiene a los habitantes del eje Este del estado Aragua con los nervios de punta es la compra de la carne de res, este rubro es la última opción en la lista de compras de los consumidores, pues su elevado costo hace que muchos duden si comprarlo o simplemente sacarlo de su menú, pues simplemente es un alimento para personas adineradas en Aragua.
La carne de primera se puede conseguir desde 825 mil bolívares y la de segunda en 800

En un recorrido realizado por las distintas carnicerías de esta parte del estado Aragua, se pudo corroborar que el solomo, el lomito, la punta y el ganso, piezas que forman parte de la carne de buena calidad están por el orden del millón de bolívares el kilogramo, mientras que la de segunda como la pulpa, solomo y pecho cuadrado ronda los 800 mil bolívares.

En este sentido, los dueños y encargados de estos establecimientos dedicados al expendio de estos alimentos, informaron que los precios en las exhibiciones son tomados a raíz de los costos que les dan los distribuidores, lo que trae como consecuencia la merma en la adquisición del rubro.

Las ventas de carne han mermado en la zona

“Los cortes de carne son despachados semanalmente con un incremento hasta de 30%, llevándonos a nosotros como comerciantes a limitar la adquisición, ya que no nos damos abasto para comprar las mismas cantidades que años anteriores”, dijo Mariet Moreno, encargada de un local de esta índole.

Asimismo, Moreno indicó, “sabemos que todo está muy caro, por ende tratamos que los precios se ajusten al bolsillo del consumidor, para que de esa manera puedan obtener beneficios tanto ellos como nosotros. Entonces ajustamos, lo que a nosotros nos ajustan”.

Ante tal situación de los precios, los consumidores que acostumbraban comprar carne toda la semana, ahora lo hacen muy pocas veces, lo que evidencia el deterioro paulatino de la calidad de vida de las familias, ya que dichos alimentos son uno de los más importantes y necesarios para llevar una buena alimentación.

Ciro Márquez manifestó no consumir carne desde hace tres años

Ciro Márquez expresó, “los precios están por las nubes ya no se puede ni comer carne, yo antes compraba todas las semanas y ahora el dinero no me alcanza. Los precios cambian diariamente y la mercancía es la misma, no hay ni variedad, ni calidad, esto se lo llevó, quien lo trajo”.

Por su parte, Yoletsi Oviedo comentó, “yo en mi casa lo que compro es yuca y una que otra vez lo que comemos es sardina. Porque para comprar carne y pollo debo de dejar de comprar otras cosas, entonces prefiero limitarme y sustituir antes que gastar. Estamos en una época donde debemos crear prioridades”.

Mireya Jiménez agregó, “yo trato de hacer mis sacrificios, pero la carne se me hace casi imposible obtenerla, así que compro pollo picado en pequeñas cantidades y sardinas, ambos alimentos los alterno, con vegetales y ensaladas. Ya hasta un gustito sale caro”.

Es importante destacar que el descenso en el consumo de carne y pollo ha sido evidente, cada vez hay menos compradores y aquellos que se atreven, adquieren una de menor cantidad y disminuyen su calidad, ya no son cortes de primera, si no de segunda o tercera, otros simplemente no compran.

DANIEL MELLADO | elsiglo
fotos | ENRIQUE SILVA

elsiglo elsiglocomve elsiglotv

Loading...