Vigilante murió en medio de un tiroteo

El cadáver de Carlos Eduardo Hernández Pedroza, de 36 años de edad, fue uno de los 22 ingresados a la morgue de Bello Monte entre viernes y sábado. La víctima recibió tres tiros cuando salía de una panadería que está ubicada frente a la plaza Capuchinos, parroquia San Juan. Quedó en la línea de fuego de unos hombres que se batían a balazos.

Imagen referencial

El suceso ocurrió el miércoles a las 6:00 pm. Mientras Hernández Pedroza hacía la compra, su novia lo esperaba en la plaza y fue ella quien notificó a la familia lo que había ocurrido.

El herido fue llevado al Hospital Miguel Pérez Carreño y murió el jueves a las 8:00 am. La muerte se produjo por shock hipovolémico y hemorragia interna luego de ser intervenido quirúrgicamente. Recibió dos disparos en la pierna derecha y otro en la ingle.

Era el segundo de tres hermanos y padre de una niña de 10 años de edad. Ámbar Hernández indicó que su hermano trabajaba de noche como vigilante de una escuela del Ministerio de Educación y en el día vendía café.

Hernández Pedroza había viajado a Colombia para acompañar a su hija y su ex pareja. Ellas se quedaron. La madre de la niña es colombiana.

Fuente: El Nacional

elsiglo elsiglocomve elsiglotv

 

Loading...