Desconocidos profanan tumbas en el camposanto de El Consejo

Loading...
El cementerio de la población de El Consejo, municipio José Rafel Revenga, se encuentra sumergido entre la basura y el monte que cubre las lápidas de quienes hoy descansan en este camposanto. Los vecinos han denunciado en reiteradas oportunidades que este lugar se ha convertido en un nido de alimañas que afectan a toda la comunidad.
Imagen referencial

Las personas que visitan este lugar aseguran que a simple vista, se puede observar el nivel de deterioro y abandono en que se encuentra. Afirmaron que el lugar sólo es tomado en cuenta en la fecha conmemorativa del día de los muertos y en épocas decembrinas, de lo contrario permanece olvidado.

Nosotros solicitamos a los gobernantes de turno y a quien esté encargado de realizarle la limpieza a este lugar, que se acuerden de que aquí hay una comunidad a quien le afecta las malas condiciones en que se encuentra el Cementerio donde se supone que reposan los cuerpos de los seres queridos de cada uno”, dijo Mariana Pérez.

Esta situación coloca a los que hacen vida en la zona en alerta, ya que hay tumbas que al parecer han sido profanadas o abiertas por deslizamientos de tierra que se han producido, lo cual conduce a un colapso y que podría generar una epidemia, por lo que se hace necesario tomar las precauciones del caso.

Asimismo, indicaron que la maleza y la falta de vigilancia dificultan las visitas a ese recinto, que carece de un plan de mantenimiento orientado a darle una mejor vista a este lugar.

Jean Carlos Morales manifestó que al lugar no se acercan a hacerle un cariñito desde hace por lo menos dos años

“Es imposible que la desidia se pueda notar desde la entrada al cementerio. Es un abuso no sólo para los visitantes que ya ni sus luces, sino para nosotros los que debemos lidiar con los malos olores tanto de las tumbas mal cavadas como de la basura“, dijo Jean Carlos Morales.

Por otro lado, también informaron que en la calle Los Olivos, cercana a la necrópolis, está sometida a la falta de servicios públicos, ya que no cuenta con sistema de agua por tubería desde hace dos años, ni tampoco alumbrado público.

“Aquí vivimos las de Caín, ningún servicio sirve a la perfección, sin contar que las calles son un mar de huecos, donde la gente debemos hacer maromas para no caernos“, señaló Milena Torres.

Entre tanto, los moradores esperan que todas estas dificultades sean resueltas, ya que están afectando de manera directa el desenvolvimiento de su vida diaria.

elsiglo

elsiglo elsiglocomve elsiglotv

Loading...