Gatilleros lo tirotean cuando salía de su casa

Dos motorizados interceptaron a José Urdaneta Hernández (18) mientras caminaba por una calle del sector Juan de Dios González, en el municipio Colón.
Imagen referencial

Una ráfaga de disparos se escuchó en la calle 4 del sector Juan de Dios González, en el municipio Colón, el temor colmó a sus habitantes, cerraron las puertas principales de las casas, algunos se lanzaron al piso, intentaron resguardarse de los proyectiles mientras abrazaban a sus hijos y les pedían que mantuvieran la calma. José Urdaneta Hernández, de 18 años, no tuvo tiempo de correr, suplicar, llorar, nada conmovió a sus verdugos, lo mataron sin piedad.

Recostado a una de los pilares que rodea la morgue forense del Hospital General del Sur (HGS) los familiares de la víctima no hacían más que recordar cómo lo asesinaron. Cuando vieron a los medios de comunicación acercarse hacía ellos aprovecharon la oportunidad para contar lo poco que sabían, pero aclararon antes que el jovencito no tenía problemas con nadie, era trabajador y buen amigo.

En medio de la oscuridad de la noche el muchacho salió de su residencia, cerró la reja, no avisó a ninguno de sus parientes a dónde iba; caminó cuadras sin imaginar lo que ocurriría minutos después. Dos delincuentes estacionaron la moto junto a él, el parrillero sacó a relucir el arma de fuego que ocultaba debajo de la camisa, lo apuntó y sin mediar palabras le disparó en cinco ocasiones.

Los dos primeros proyectiles impactaron en el pecho del infortunado, se tambaleó; los siguientes impactaron en diferentes partes de su cuerpo; presentaba heridas de entrada y salida en el cuello, la cara y las costillas. Urdaneta cayó sobre el pavimento, los gatilleros lo vieron agonizar, huyeron tras cerciorarse de que murió.

Hallazgo 

La comunidad superó el miedo, después de las detonaciones consecutivas salieron para saber qué paso, encontraron al joven, la sangre que emanaban de los orificios provocados por el arma de fuego se deslizaba por su ropa, formó un charco en el pavimento. De inmediato buscaron una sábana para cubrirlo y notificaron a las autoridades correspondientes.

Al cabo de minutos una comisión del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ) arribó, entrevistaron a los testigos y anotaron el nombre del muerto. Detectives del Eje de Homicidios de la Policía científica acompañados por la unidad de medicina forense realizaron la planimetría, trasladaron el cadáver hasta la morgue del Hospital de Santa Bárbara, se espera que en las próximas horas ingrese a la medicatura del Hospital General del Sur (HGS) para la autopsia.  

Fuente: Diario La Verdad

Loading...