Luego de la muerte es que se paga más

Loading...
Según los refranes populares, la muerte es lo único seguro en la vida, pero para los habitantes del eje Este del estado Aragua, lo que no es seguro es poder pagar por el último adiós a sus familiares, esto debido al alza en los precios de los servicios funerarios.
Los precios de los servicios funerarios están por las nubes

Y es que al dolor por la pérdida, los ciudadanos le deben adicionar el estrés que trae consigo la noticia, pues por consiguiente deben salir en búsqueda de una funeraria que les preste mejores servicios y a costos más accesibles con los que puedan ahorrar un poco más sus ingresos.

En un recorrido realizado por estos sitios, se pudo constatar que los familiares deben desembolsillar por lo menos 25 millones de bolívares por un servicio básico, el cual consta de ataúd (el más barato), capilla, preparación, aseo normal, transporte y algunas sillas, siendo éste el prestado para los velatorios en viviendas.

Ahora bien, si lo quieren en las instalaciones de la funeraria le agregan cuatro o cinco millones más, dependiendo de la funeraria, indicó Potino Pérez, encargado de uno de estos lugares. Asimismo, aseguró que los carros de compañía para los familiares no todas las funerarias los están prestando, a raíz de los altos costos de los repuestos y mantenimiento de los mismos.

Con respecto a la sepultura o cremación, Juan Pernía señaló que el paquete más usado es el de la incineración, pues este abarata los costos, debido a que se alquila el ataúd y se le cobra el traslado que pueden tener precios que van de los 12 a los 14 millones. Pero si la idea es darle cristiana sepultura se le adicionaría al precio del servicio los 3 o 4 millones del hueco en el cementerio.

(Lea también: Precios de los granos se mantienen estables)

Otro de los servicios que brindan es el traslado directo hasta el camposanto, sin velorio, ese mantiene un costo de un millón 400 mil de Maracay-La Victoria y un millón 500 mil bolívares hacia Las Tejerías, dependiendo de la zona.

Los comerciantes también aseguraron que el incremento en los precios se debe a la galopante inflación que se está viviendo y la escasez de materiales para la realización de las urnas.

“Los distribuidores nos dicen que no hay metal, que no hay materiales, por tanto debemos cancelar por pedido distintos precios, que en ocasiones superan nuestras ganancias. La situación va de mal en peor, ahora nos hemos visto en la obligación de sacar del menú los consomés, el chocolate y hasta el queso, pero es para poder sobrevivir con el negocio y acomodarnos al alto costo de vida, del cual nosotros tampoco escapamos”, indicó Pérez.

Vale destacar que según los dueños y encargados, los afectados deben ingeniárselas, pedir prestado y hasta en la calle para poder darle un digno velorio a su familiar, ya que en la actualidad no todos tienen para pagar un servicio funerario.

DANIEL MELLADO | elsiglo
fotos | ENRIQUE SILVA

elsiglocom elsiglotv

Loading...