A condimentar con lo que se tenga y se pueda

Loading...
Ya sea en granos, hojas, en polvo o ramas, no importa la presentación, los sazonadores se han vuelto inaccesibles para el bolsillo de los habitantes del eje Este del estado Aragua, quienes aseguran que debido al alza en los costos que han sufrido los mismos, el condimentar cualquier alimento se ha convertido en una tarea que sólo los ricos pueden realizar.
El ajo por kilogramo mantiene precios que van desde los 110 mil hasta los 210 mil bolívares

Los usuarios coincidieron en que han debido disminuir el consumo de los mismos en sus preparaciones, pues el sueldo no les alcanza para estos aditivos tan propios de la cocina venezolana.

“He tenido que dejar de comprar muchos condimentos y especies. Ahora lo que más uso es ajo y dependiendo de la disponibilidad de dinero, pues a mí me gusta en granos, pero si no alcanza, hay que arroparse hasta donde llegue la cobija, comprar las papeleticas y estirarlas para que por lo menos alcance para dos preparaciones”, dijo la señora Yolimar Pantaleón.

Por su parte, Coromoto Licette agregó, “ahorita hay que cocinar con las uñas y resolver. Si no se puede comprar los condimentos; se lleva lo que se pueda y el sabor está en las manos, así que si se le coloca cilantro y otros montes, también la preparación agarra cuerpo y queda deliciosa. Las amas de casa debemos ser súper heroínas en la cocina para mantener bien alimentados el núcleo familiar”.

Los ciudadanos esperan que esta situación tenga un punto y final lo más pronto posible, ya que consideran que se están perdiendo tradiciones y costumbres, que por más pequeñas que sean, forman parte del sentimiento de pertenencia con las distintas culturas.

COMERCIANTES HABLAN

Con respecto a este tema los vendedores de este rubro alimenticio de la región señalaron que el aumento se da en todos los productos casi de forma mensual, ya que la mayoría son distribuidos desde otros estados, lo que repercute directamente en el aumento de su valor, trayendo como consecuencia que las ventas bajen de manera considerable.

Jesús Veracienta, encargado de un puesto, indicó que hasta hace aproximadamente un año la venta mínima era de 80 o 100 gramos, pero con la situación país debieron bajar la producción a 35 gramos y disminuyendo, incluso, venden papeletas de 10 gramos.

“Tratamos de ajustar lo más que se puede el costo a la realidad del ciudadano, pero se nos hace imposible, pues de ser así, las ventas no darían la base para seguir invirtiendo”, dijo Veracienta.

(Lea también:Canal de Sarayauta de Ribas en la desidia)

A pesar de eso sigue siendo costoso, no cualquier persona puede pagar un producto que le cuesta 10 mil bolívares por una bolsita, que es el caso de la Carmencita o el ajo molido. La pimienta que llegó a Bs. 8.000 bolívares la papeleta. El adobo es lo que manejan más económico y se mantiene la venta mínima de 35 gramos en 5 mil bolívares. Subió bastante, pero en comparación a los otros productos es más accesible dijo el encargado.

De manera que lo que tiene más demanda es lo más económico: El onoto, la carmencita, el adobo y el curri, los cuales se pueden conseguir desde 10 mil bolívares. Ahora bien, para comprar el ajo las personas deben tener en sus billeteras o cuentas por lo menos 110 mil bolívares y dependiendo de la calidad del producto el precio puede rozar hasta los 210 mil bolívares.

DANIEL MELLADO | elsiglo
fotos | ENRIQUE SILVA

elsiglocomve elsiglotv

Loading...