Usuarios pasan hasta tres horas en una parada para abordar una buseta

Tomar una unidad colectiva en el municipio Mariño y zonas aledañas, en las horas pico, se ha vuelto toda una odisea para centenares de usuarios, quienes aseguraron ingeniárselas a la hora de abordar una buseta.
Los ciudadanos arriesgan sus vidas abordando camiones para llegar a su destino

Y es que al detenerse la unidad, los pasajeros se aglomeran como hormiguitas a las puertas de las pocas camionetas, y en ese instante se sube el más habilidoso, unos sentados, otros parados y muchos colgando, ese es el pan de cada día ante la actual crisis del transporte.

Los pasajeros manifestaron que de lunes a viernes, a partir de las 6:00 a.m. hasta las 8:00 de la mañana las paradas en Mariño permanecen repletas a la espera de camionetas y muchos optan por abordar camiones, ahora mal llamados “recogelocos”, para llegar a tiempo a su destino.

“Vamos de mal en peor”, esto fue lo que expresó un conductor perteneciente a la línea Rosario de Paya, quien indicó que el 85% de la flota de dicha ruta se encuentra parada por falta de repuestos, cauchos y aceite de motor.

Nelson Ponce, conductor de la línea Rosario de Paya

“Unión Rosario de Paya sólo cuenta con 15 unidades, de una flota de 200, y Unión Turmero-Maracay con tan sólo 20 de 300. No nos estamos negando a prestar un mejor servicio, sin embargo, es imposible trabajar como en años anteriores, debido a la situación económica que arropa a todos los venezolanos. El Gobierno nos ha metido la mano, pero no es suficiente para sacar todas las camionetas a la calle, además estamos forzando las que se encuentran operativas”, dijo Nelson Ponce, conductor.

Lea también: Beneficiados 1.980 trabajadores con la Feria del Campo Soberano

Por su parte, Desirée Seijas, usuaria, expresó que “pasamos dos y hasta tres horas en las paradas de bus, si subes a la camioneta pues tienes suerte, ya que puedes ver hasta 50 personas queriendo abordar la misma. En los camiones vas insegura, nos llevan como animalitos, y te cobran lo mismo que si viajaras en una unidad colectiva. Puede que te veas hasta obligada a tomar un taxi, porque te puede agarrar la noche en el casco central de Turmero“.

Asimismo, se conoció que muchas personas continúan abandonando sus puestos de trabajo, pues el salario mínimo se les va en cancelar el pasaje, “prefiero quedarme en casa que regalar mi esfuerzo, o vender frutas y verduras, que tener la angustia de que llegaré tarde al trabajo o viceversa, que no llegaré a tiempo al hogar”, manifestó Olga Sánchez.

Mientras que Julieta Mogollón dijo, “las personas de la tercera edad estamos ‘negreadas’, nos maltratan, debemos pagar pasaje completo, irrespetando las leyes, sino nos niegan subir al autobús, no hay quien frene esto, vamos en bajada”.

Hicieron el llamado al Gobierno Nacional y regional a buscar soluciones inmediatas.

RAIZA VILLAFRANCA | elsiglo
fotos | RAFAEL SALGUERO

elsiglo elsiglocomve elsiglotv

Loading...