Consumidores fluyen hacia los pescados de río

Como es obvio en esta época de hiperinflación, los consumidores se inclinan automáticamente hacia lo más barato, como es el caso de los pescados de río, cuyos costos son ligeramente inferiores a los del mar.
El pescado de río es un poco más económico

Ayer, en las pescaderías del Mercado Libre de Maracay, se podía encontrar el rayado en 350 mil; el caribe a Bs 120 mil; el popular corroncho en 120 mil bolívares, y el curito apenas Bs 50 mil.

Por encima de estos promedios se ubicaron los pescados de mar como la cojinúa a Bs 400 mil, el cazón a 400 mil bolívares, mientras que el cataco fue ofertado a 300 mil bolívares; el bonito a Bs 312 mil, y el dorado a 380 mil bolívares. Finalmente, la sardina se ubicó en 90 bolívares el kilo en la mayoría de los locales.

Los compradores que se quejaron de esos precios, responsabilizaron a los vendedores porque su costumbre de subir los precios aprovechándose de la Semana Mayor.

(Lea también:Sin pasajeros en los andenes de Ocumare y Choroní)

“Con esos precios mejor compro carne de vaca, porque me rinde más que un kilo de pescado, pero también puedo comprar pollo”, sopesó Matilde Jiménez, al ver que los pescados no estaban baratos.

Jhonny Caicedo

Al margen de los precios, uno de los trabajadores que se identificó como Jhonny Caicedo aseguró que “él pescado de río es más sabroso que las especies marinas. Nosotros traemos de San Fernando y siempre llega al mercado fresquito, es por eso que la gente ya se está acostumbrando a comprar y comer el pescado de río, por su calidad y por su bajo costo”.

Sin embargo Ramona Gudiño respondió: “yo prefiero comprar pescado de mar, es más sabroso, hay variedad, pero lo que no me gusta son los altos precios, no me explico porqué, si tenemos cerca el mar, aquí no más en Ocumare y Choroní”.

Por su parte, Tomás Barreto comentó: “toda la vida he comprado mi pescadito, no puede fallar en la mesa familiar, es más sabroso, rinde más que la carne, lo compro semanalmente”.

Finalmente, los comerciantes coincidieron en señalar que “la gente de todos modos compra y no solo porque viene la Semana Santa. Nosotros tenemos clientes todo el año, no negamos la subida de los precios, pero eso no depende de nosotros sino de los intermediarios. En estos últimos tiempos el precio del pescado ha tenido repuntes que a la gente ya no le alcanza el dinero, pero ese es un problema de la grave crisis que estamos viviendo en Venezuela, donde uno se acuesta con un precio y amanece con otro”.

LUIS CHUNGA | elsiglo
fotos | DENYS SÁNCHEZ

elsiglocomve elsiglotv

Loading...