Santos descongela diálogo con ELN pese a derrota electoral en Colombia

Loading...

El gobierno de Juan Manuel Santos anunció este lunes la reactivación de los diálogos con la guerrilla del ELN, suspendidos desde enero por el escalamiento del conflicto, con la intención de firmar la paz antes de dejar el poder en agosto.

Santos redobló la apuesta por el diálogo pese a la derrota que sufrió el oficialismo en los comicios legislativos del domingo a manos de la derecha que más rechaza su política de paz.

“He dado instrucciones al jefe del equipo negociador, Gustavo Bell, para que viaje a Quito y reactive la mesa de diálogo”, señaló el mandatario en un mensaje a la nación.

El presidente señaló que de entrada las dos partes retomarán las discusiones para declarar un nuevo alto al fuego “amplio y verificable”, que facilite un arreglo final. “Mi esperanza es que logremos adelantar lo máximo posible en la agenda temática, y ¿por qué no? agotarla en los próximos meses, si hay la voluntad. Por nuestro lado la hay”, destacó.

El proceso con el que Santos intenta sellar una paz completa para Colombia, tras conseguir el desarme y transformación en partido de la exguerrilla de las FARC, había quedado en suspenso al término de una tregua bilateral de 101 días que expiró el 9 de enero.

Sin opciones

Aunque es muy aplaudido en el mundo por esa voluntad de diálogo, Santos enfrenta en su país una desaprobación cercana al 80% y una férrea oposición que le cuestiona su supuesto trato indulgente con organizaciones implicadas en delitos atroces.

Pese a ello es la “única opción que tiene Santos” antes de terminar su mandato: “tratar de apaciguar el conflicto con el ELN, reducir al mínimo los niveles de enfrentamiento con la fuerza pública”, señaló a la AFP Camilo Echandía.

Según este experto en el conflicto armado de la Universidad Externado, Santos no quiere pasar a la historia como “el presidente que hizo la paz con las FARC”, pero se “levantó de la negociación con el ELN”.

Sin embargo, el proceso en Quito no muestra aún mayores avances en parte porque, según los observadores, se está negociando con una guerrilla sin un mando vertical, que concede autonomía militar a sus frentes y que aún no se cohesiona frente a una salida pacífica.

Además “hay un consenso de que en este momento el ELN ha venido aumentado su presencia territorial sobre las zonas que fueron abandonadas” por las FARC, comentó Echandía. Entretanto, Santos sigue acarreando los costos de su política de mano tendida.

Fuente: Globovisión

Loading...