Madre dejó a su bebé para que fuera comida viva por hormigas

Todos pensamos que cuando una mujer se convierte en madre se despierta en ella la más profunda emoción de amor, de manera muy natural. Pero tal parece que el cambio de los tiempos, sumado a que quizá una mujer puede sufrir una enfermedad mental, ha evidenciado que no todas las madres aman a sus hijos. Tal es el caso de la historia que te mostraremos a continuación donde una mujer dejó que su bebé fuera devorado por hormigas.

En un estado deplorable, vivía en su casa Mariana Lizeth Salas Hernández, junto con su pequeña hija de 20 meses de nacida. un día de abril de 2014, Mariana decidió dejar sola a su hija por más de 12 horas, en medio de un horrible desaseo y desorden, pero la más grave: la niña afrontaba serios problemas de salud, a causa de una crónica desnutrición. Los hechos acontecieron en una colonia mexicana llamada “Paseos del Camino Real”.

Por fortuna, un vecino escuchó los llantos incesables de la menor y se le hizo extraño. Así que intentó golpear en aquella vivienda, pero al ver que nadie respondía, osadamente ingresó y se encontró con una de las escenas más horrorosas de su vida: la bebé estaba completamente llena de hormigas que le devoraban la carne, lentamente.

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades, esta mujer dejó de alimentar a su hija 15 largos días, hasta que falleció en las peores circunstancias. Por si fuera poco, la niña padecía de “parálisis infantil”. Con todos estos referentes, Salas Hernández fue condenada a 30 años de cárcel, acusada de homicidio agravado.
El maltrato sucedía desde el momento de nacer

La investigación incluso fue más allá; descubrieron que desde el momento de nacer la niña, nunca fue cuidada de manera pertinente y por el contrario, era víctima de maltrato, pues los forenses le hallaron un golpe en la cabeza, mismo que le originó la parálisis, por no haber sido atendida por un médico.

Cuando los policías llegaron a la casa, ante el llamado del vecino que la descubrió, aún la hallaron con vida, aunque estaba siendo comida por las hormigas. Pero lamentablemente, sufrió una terrible agonía durante dos meses y murió, debido a una neumonía avanzada, en las instalaciones del Hospital Infantil. Obviamente, se emitió una orden de captura contra la mujer, quien fue apresada y juzgada por sus omisiones crueles, que costaron la existencia de la inocente bebita de 20 meses.

Aparte de los 30 años que debe pasar en prisión, debe pagar una multa de 284 mil pesos mexicanos, “por concepto de reparación del daño”; claro está, que una vida no se repara con dinero, sin embargo tales son las leyes de ese país.

Aunque la mujer pareciera afrontar alguna clase de desequilibrio mental, no se tuvo en cuenta ese aspecto, además porque la mujer durante todo el procedimiento judicial, no mostró síntomas de locura, a pesar de su polémico proceder.

Fuente: Noticias 24

Loading...