Rojas: “cuando te trazas un objetivo no hay nada que impida que lo puedas cumplir”

Loading...
La bicampeona mundial del salto triple bajo techo, Yulimar Rojas, ofreció este jueves una rueda de prensa en la sede del Comité Olímpico Venezolano en la que presentó ante los medios de comunicación la medalla de oro que ganó el pasado fin de semana en el campeonato de Birmingham, además de relatar toda la “travesía” que vivió para llegar a la cita.
Su salto de 14,63 metros le sirvió para revalidar el título

“Este ha sido un año bastante duro para mí porque comencé el 2018 lesionada con una contractura en el muslo derecho que me sacó de entrenamiento por 15 días, luego tuve una rotura en la planta del pie que fue muy dolorosa en la que incluso el médico que me atendió me dio un pronóstico poco alentador y que incluso dudó de mi participación en el Mundial de Birmingham, afortunadamente tuve una recuperación satisfactoria. Saqué lo mejor de mí para sobrepasar esa dura prueba, sin poder correr ni saltar, pero con el mejor espíritu de lucha, valentía que tenía en ese momento para sobreponerme a ese duro obstáculo”, comentó Rojas.

(Lea también: Liga Nacional Femenina iniciará su accionar el sábado siete de abril)

Sin embargo, los contratiempos no quedaron allí. La ola de frío que afectó a gran parte del continente europeo por poco dejó fuera del Mundial a la portocruzana, aunada a

una mala planificación de parte de Rojas para trasladarse de España a Inglaterra.

“La competencia era el 3 (de marzo) y yo tenía fecha de viaje para el 28 (de febrero), entonces me dije: ‘mejor viajo el primero, descanso el dos y compito el tres’. En efecto, salí de España el primero de marzo, pero cuando hice escala en Bruselas, Bélgica, me dijeron en el aeropuerto que no podíamos viajar a Birmingham porque estaba nevando mucho y no se podía aterrizar. Pasamos la noche en Bruselas, llegué al hotel sin ropa porque tenía la maleta dando coñ…(sic) en el aeropuerto”.

“Regresamos al día siguiente, nos montamos en el avión y al llegar a Birmingham el piloto nos dice que en efecto no se podía aterrizar y que nos debíamos desviar a Manchester. Al llegar allí nos montamos en el último tren que iba a Birmingham, porque no se podía ir por carretera porque la nieve alcanzaba los 15 centímetros de altura.

Llegamos al hotel a las 2:00 de la mañana del mismo día de la competencia, yo no tenía mi credencial para entrar al estadio, yo me decía: ‘si todo se está poniendo en contra mía es porque hoy va a suceder algo histórico’, pero gracias a Dios gané el Mundial”, narró.

La subcampeona olímpica nunca dudó en revalidar el título a pesar de estar afrontando su primer evento del año, ya que las lesiones la habían mantenido al margen de la pista en los dos meses previos.

“Mis rivales se sorprendieron cuando me vieron en la pista, decían: ‘mira, ahí llegó Yulimar’. Yo las observé y sabía que era importante lograr una marca en los tres primeros saltos, en el cuarto intento estaba en quinto lugar, había hecho 14,36 metros, estaba en el quinto lugar y la jamaiquina (Kimberly Williams) llevaba 14,48 metros. ‘Eso no podía ser, Dios mío’. Para el quinto salto me encomendé a Dios y logré los 14,63 metros”, relató.

Posterior a la prueba, mientras se realizaba el chequeo antidoping, Rojas tuvo un momento de reflexión en el que analizó todo el camino escabroso por el que pasó hasta cumplir su meta.

“Mientras tomaba agua, pasaba por mi mente: ‘primero me lesioné, después me volví a lesionar, luego todo lo del viaje, pero aquí estoy y ganamos la competencia’. Cuando tú tienes un objetivo, una meta muy clara, por más que te pasen cosas… vas a salir siempre ganador, y eso fue lo que me pasó. Esta medalla tiene un valor muy sentimental porque me enseñó a nunca desistir, a mantenerme concentrada en lo que deseo para cumplir mis sueños”, expresó.

CONSISTENCIA SOBRE LOS 15 METROS

El objetivo macro de Rojas es bañarse de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, escalar hasta el peldaño más alto del podio de la cita más importante del deporte universal y está consciente de que para ello debe superar consistentemente la barrera de los 15 metros, por lo que actualmente trabaja en mejorar su técnica.

“Debo mejorar mi técnica, eso es fundamental”, confesó. “Este año no hemos trabajado mucho en eso, pero hemos ganado fortaleza y velocidad. La meta es lograr este año saltar sobre los 15 metros, pero estoy tranquila porque soy joven y puedo seguir desarrollando”, explicó.

NACE EL “TEAM ROJAS 45”

Durante la rueda de prensa, Rojas anunció el inicio del proyecto de la fundación “Team Rojas 45”, con la que aspira a ayudar a los niños y jóvenes deportistas que hacen vida en el atletismo y de escasos recursos para que puedan convertirse en los medallistas del futuro.

“Es algo que me va a inspirar a seguir dando lo mejor de mí, a trabajar por el deporte venezolano, no solo por Yulimar Rojas, sino por las personas que lo necesitan. Muchas personas me escriben que se identifican conmigo, que quieren ser como yo, pero me preguntaban también que si yo los podía ayudar con un par de zapatos para practicar y pienso que el Team Rojas 45 es eso, un método de ayuda para personas que de verdad lo necesitan”, dijo.

Al finalizar su encuentro con los medios de comunicación se dirigió al estadio Brígido Iriarte, donde dictó una clínica de atletismo a unos 100 niños.

ADONIBAL CARRASCO | elsiglo
fotos | JOSÉ RAMÓN GONZÁLEZ

elsiglocomve elsiglotv

Loading...