“Entre 800 y mil médicos abandonaron el país en 2017”

Ramón Rubio, presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua, aseguró que solamente en el año 2017 se registró en el país un éxodo de 800 a 1000 médicos.
Ramón Rubio, presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua

“Estamos hablando de cifras alarmantes, principalmente en especiales como pediatría, cirugía, traumatología y cirugía cardiovasculares”, dijo.

Asimismo, mencionó que Latinoamérica es uno de los destinos preferidos por los trabajadores de la salud; “Chile y México son países con mayor cantidad de venezolanos, los cuales representan 80% de su sistema de salud. Igual en Ecuador, Perú y Argentina, lo que ha generado la existencia de 30% o 40% de vacantes en los hospitales y clínicas de Venezuela”.

De igual forma, mencionó que este éxodo se debe a las malas condiciones en las cuales los médicos deben laborar en la actualidad; “muchos de ellos deben trabajar con muy pocos insumos y para profesionales que se dedican a cuidar y salvar vidas no son condiciones actas”.

(Lea también: Inician labores de mantenimiento en áreas externas del HCM)

Además, precisó que el ingreso mensual de un trabajador de la salud en el país se encuentra por debajo de los 25 y 30 dólares; “en el extranjero los médicos perciben un sueldo que supera los 1.800 dólares mensuales, afuera les brindan condiciones y beneficios que aquí no les son otorgados, las universidades venezolanas tienen buena referencia y por esa razón son valorados y premiados”.

Finalmente, Rubio expresó que, aunque no se puede hablar de una cifra concreta, pues algunos facultativos se van del país sin legalizar sus documentos, la realidad del éxodo ha golpeado al sistema de salud; “en los últimos días muchos enfermeros, terapeutas, bioanalistas, fisioterapeutas y odontólogos, también han abandonado tierras venezolanas, los venezolanos se están quedando sin el personal calificado para atenderlos en caso de emergencias”.

MÓNICA GOITIA | elsiglo
fotos | JUAN CARLOS BENÍTEZ

elsiglocomve elsiglotv

Loading...