Aprovecha hasta el último rincón de tu casa

Es en casa donde creamos nuestra rutina y, por supuesto, el sexo no iba a estar fuera de ella. Por este motivo queremos que tú y tu pareja le saquen el máximo partido a cada rincón.
Imagen referencial

También te puede interesar: Relaciones: revive la pasión con tu pareja

¿Sabías que los muebles también se pueden reciclar? Como si de magia se tratase, tu vieja silla se puede transformar en una auténtica love seat y tu mesa baja en un mueble con un toque más sexy. ¿Quién hubiese pensado que tu mobiliario podría adquirir un toque más erótico? Con un poco de imaginación y adaptando algunas posturas, empezarás a ver con otros ojos tu hogar.

Una silla
Imagen referencial

Una silla, de pronto, pasa a ser uno de los muebles más eróticos de tu casa, tan sólo hay que tener un poquito de imaginación. No importa si está en la cocina, en el salón o en tu despacho, al igual que si es vintage o la más moderna. ¡Lo importante es sacarla partido!

Postura top: ponte en situación. Él sentado, la espalda recta contra el respaldo, las piernas ligeramente apretadas y los pies anclados al suelo. Colócate frente a él, con las piernas abiertas. Rodéale con tus piernas y brazos.

El pie: una postura tierna, cariñosa y permite mirarse a los ojos. Las cuatro manos se quedan libres y pueden acariciar sus cuerpos. Estás en la postura del capitán y eres tú quien marca el compás, puedes acelerar o aminorar el ritmo, así como la profundidad de la penetración.

Recomendación
​Evita las sillas con asiento y respaldo de paja, esto podría lastimar a tu pareja. Evita también las sillas de plástico que pueden hacer que te resbales.

La ducha

Sinceramente, eso de hacer el amor en la bañera sólo existe en las películas. En la realidad, la ducha, más corriente, pero mucho más práctica y cómoda.

Postura top: apóyate bien contra la pared y no contra la cortina de ducha o el cristal de ducha, pues puede ser peligroso. Abre un poco las piernas y deja que tu hombre te levante a su altura, de manera que ambos sexos queden en el mismo nivel. Rodéale con tus piernas las suyas y agárrate a su espalda para tener equilibrio.

El pie: En la ducha, puedes hacer preliminares acuáticos con el pomo de ducha cuyo agua va cayendo lentamente sobre el cuerpo del otro.

Recomendación
luz verde a todo lo que sea agua, y luz roja al jabón, geles de ducha o aceite, ya que se pueden resbalar.

El sofá
Imagen referencial

Algunas tienen debilidad por los sofás de cuero, otras por las poltronas más clásicas. Sea como sea, el sexo en el sofá les va a encantar. Lo esencial es que el asiento se pueda reclinar.

Postura top: tu media naranja está cómodamente tendida en su sofá preferido. Acércate y colócate encima de él. Abre las piernas y coloca tus pies sobre el respaldo. Acerca tu pelvis a su pubis e inicia un delicioso movimiento para que entre dentro de ti. Mantienes el equilibrio apoyándote en tus pies y en tus brazos.

El pie: Tu inclinación y la apertura de tus piernas invitan a una penetración más profunda, y que sabrás controlar. Esta postura permite devorarse con los ojos dejando a tu hombre que acaricie tu cuerpo.

La lavadora

La postura top: colócate encima de dicho electrodoméstico. Las nalgas bien al borde. Tu querido está de pie frente a ti. Aprisiona sus piernas con tus muslos. A través de movimientos, tus pies van a dirigir el vaivén. Las manos de tu chico sujetan bien tus muslos.

El pie: esta postura es posible independientemente de tu estatura, y no como otras posturas que se dan en el aire y que obligan a tu chico a sujetarte. En esta posición sexual, tu peso se apoya sobre la lavadora, y tu chico tiene las manos libres para poder acariciarte.

Recomendación
Esta postura permite una penetración bastante profunda y generalmente los hombres llegan al orgasmo rápidamente. Puedes encender la lavadora al mismo tiempo, pero evita el centrifugado.

La mesa
Imagen referencial
Normalmente suele estar llena de revistas, de libros. La mesa baja del salón a penas la utilizamos. ¡Y es una pena! Limpia todo ese desorden y ¡empieza a darle otro uso!.

Postura top: tu chico se sube a la mesa y se coloca de rodillas, sus glúteos bien apoyados sobre sus talones. Te colocas de espaldas a tu chico y te inclinas hacia delante con las piernas ligeramente separadas y tus pies se mantienen sobre el suelo.

El pie: la escasa altura de la mesa y el hecho de apoyarse sobre los pies anclados al suelo, te garantiza un buen equilibrio y reduce el esfuerzo muscular. Añade un toque picante y coloca un espejo frente a ustedes. Podrás observar el rostro de tu chico e intercambiar miradas llenas de complicidad.

Recomendación
Opta por las mesas de madera, como la teca, siempre son más sólidas que las mesas de cristal. ¡No queremos que un rato de placer acabe como todo lo contrario!

La cocina

Aprovecha y házlo en mitad de la preparación de una comida.¡Serás el plato más apetitoso!

Postura top: súbete a la barra y túmbate boca arriba. Tu chico se sitúa frente a ti, de pie. Levanta tus piernas hacia arriba y coloca tus pies sobre sus hombros. Coloca la pelvis frente al sexo de tu chico para que estén en el mismo nivel. ¡Una posición sexual con la que vas disfrutar mucho.

​Recomendación
A veces las barras de la cocina son elevadas y si tu chico no tienen una altura de jirafa, podría costarle alcanzar el nivel adecuado para llegar a tu pelvis. ¡Que no cunda el pánico! Puedes proponerle que se suba al pequeño escalón de plástico que utilizas tú para alcanzar los armarios altos de tu casa.

Fuente: Enfemenino

elsiglo elsiglocomve elsiglotv

Loading...