Asesinaron a inspector del Cicpc para robarle una pistola en Turmero

Para robarle una pistola Glock, de uso oficial, un inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, adscrito a la Región de La Guaira fue asesinado a primera hora de la mañana de este viernes en la calle Petión, frente al conjunto residencial Castel Grande 1, situado al sureste de la población de Turmero del municipio Santiago Mariño.
El funcionario se acercó a ese sitio en ese vehículo
Gabriel Andrés Sánchez, funcionario muerto

Se trataba de Gabriel Andrés Sánchez, de 35 años de edad, natural de Barquisimeto del estado Lara, con muchos años dentro de la institución policial, padre de familia y actualmente fungía como escolta de la jefe de esa región central del país, comisario general Gladis Nadales.

Y el móvil del crimen se debió al robo de una pistola, y el hecho de sangre como tal se escenificó a las 6:30 de la mañana de este viernes. De acuerdo a los voceros policiales, el funcionario se trasladó a Turmero a realizar una diligencia relacionada con su investidura, y se detuvo frente al edificio, diagonal a una agencia bancaria a esperar a una persona para luego continuar su viaje a la ciudad de Caracas.

Poco después se acercaron dos jóvenes en una actitud pacífica y simulando ser transeúntes de ese sector a los alrededores de una camioneta Chevrolet, modelo Tahoe, de color dorado, matrícula AB627JE.

Sitio donde los delincuentes ultimaron al funcionario del Cicpc

En las afueras del referido vehículo se situaba el escolta, y en un momento los delincuentes le observaron la pistola que portaba en el cinto. Jugándose la suerte, entre la vida y la muerte, los antisociales desenfundaron sus armas de fuego y conminaron a Gabriel Sánchez para que entregara el instrumento bélico. Sin embargo, a la víctima no le dio tiempo de defenderse y en ese momento resultó herido.

Al caer al pavimento, los bandidos le despojaron de su arma y emprendieron la huida a pie hacia la Alcaldía de Mariño, mientras que el herido fue socorrido por transeúntes hasta un centro clínico privado de la localidad de Turmero, donde falleció cuando estaba siendo atendido por los facultativos de guardia.

Cerca donde ocurrieron los hechos, se sitúa la Subdelegación de Mariño y al otro extremo la Base de Homicidios de San Pablo. Los detectives al escuchar las detonaciones, se activaron rápidamente y acordonaron el lugar, junto con funcionarios de la Policía de Aragua, adscritos al Centro de Coordinación Policial.

Los integrantes de la Red de Inteligencia Vecinal, observaron que los sospechosos se internaron hacia un terreno baldío ubicado frente a la Alcaldía e indicaron a los investigadores el sitio específico.

Los bandidos fueron ubicados en una construcción, cuya obra se encuentra paralizada, específicamente a una cuadra de la Unidad Educativa Bicentenario de Las Américas.
Al parecer, se trata de una “concha delictiva”, donde tiene su centro de operaciones una banda, y desde allí los maleantes, en una actitud de desafío, accionaron sus armamentos contra las comisiones, suscitándose luego un fuerte enfrentamiento.

Durante el intercambio de disparos, los elementos del hampa resultaron heridos y sin perder tiempo fueron trasladados al ambulatorio de Turmero, donde fueron ingresados sin signos vitales, quedando identificados como Kerluis Delgado, de 19 años de edad, y Rafael Antonio Ávila, de 23 años, quienes poseían registros por diversos delitos.

Se ubicaron dos pistolas, una de ellas perteneciente al investigador muerto frente al conjunto residencial Castel Grande 1, y una Browning, la cual será sometida a las experticias técnicas.

Al lugar acudieron la comisario general Mercy Bracho, directora de la Redip Central del país y el comisario jefe Miguel Plaza, director regional del Cicpc, así como la jefe de la Región de La Guaira, Gladis Nadales, así como Cruz Vargas, jefe de Homicidio y Armando Vázquez, jefe de la Subdelegación de Mariño.

Y otros altos funcionarios que se encargaron de las investigaciones del suceso, con la intención de precisar en qué delitos estaban implicados Delgado y Ávila.

Mientras se realizaban las investigaciones y se coordinaban las acciones tras la captura de los homicidas, el centro de Turmero, en la vía a la Encrucijada, se vio congestionada y mucha gente se preguntaba lo siguiente: ¿Por qué la zona está convulsionada? Se sospecha que los homicidas abatidos residían en la parroquia Pedro Arévalo Aponte.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | RAFAEL SALGUERO

 

Loading...