Jefes de misiones de la UE alertan del deterioro de la situación en Jerusalén

Los jefes de misión europeos en Jerusalén y Ramala advierten de las “tendencias negativas” en la región, y piden endurecer el rechazo a las colonias y garantizar que las iniciativas internacionales de paz contemplen Jerusalén como capital de dos estados, según un informe al que tuvo acceso Efe.

En el escrito, que anualmente presentan al Comité de Política y Seguridad de la UE con recomendaciones para la estrategia política, los diplomáticos prestan este año especial atención a la situación de Jerusalén Este y avisan de que en 2017 “se aceleró de nuevo la erosión de la solución de dos estados”, apoyada por los países miembro para poner fin al conflicto palestino-israel-i.

Destacan que en el pasado año se “profundizaron y aceleraron tendencias negativas” en la ciudad, relativas al estatus de los palestinos en ella, su exclusión y situación socio-económica, y el crecimiento de los asentamientos, por lo que alertan sobre la creciente polarización de la urbe.

“En la raíz de las tendencias negativas están la ocupación desde 1967 y una política arraigada de marginalización política, económica y social de los palestinos en Jerusalén, en violación de las obligaciones de Israel bajo la Ley Humanitaria Internacional”, afirma el informe, que añade que Israel implementa una “deportación silenciosa” de palestinos, revocando sus permisos de residencia.

El informe advierte sobre el uso por Israel del turismo y la arqueología en la ciudad “con el fin de establecer una narrativa basada en la continuidad histórica de la presencia judía en la zona, a expensas de otras religiones y culturas”.

Además, recomienda a la Unión Europea seguir apostando por la solución de dos estados, con Jerusalén como capital para ambos, y garantizar que las iniciativas internacionales para la paz reflejen este aspecto, en lo que podría ser una referencia al plan de paz que prepara Washington, que recientemente reconoció Jerusalén como capital de Israel.

Los diplomáticos piden que se establezcan mecanismos europeos más efectivos para garantizar que los productos con origen en los asentamientos israelíes en territorio ocupado no se beneficien de los acuerdos preferenciales de comercio con la UE, y sugieren una mayor monitorización de la situación en Jerusalén y de posibles violaciones del statu quo en los lugares santos.

Fuente: EFE

Loading...