Observa al ciervo bebé que se negaba a dejar al hombre que le salvó la vida ¡Bella historia!

Darius es amante de la naturaleza, mientras observaba el paisaje en el Parque Nacional Yellowstone, miró a una familia de ciervos. Él notó que uno de los ciervos estaba débil, pues tenía una pata delantera herida; y aunque intentaba seguir a su familia no conseguía ir al paso de ellos.

También te puede interesar: Mira esta hermosa historia entre un bombero y un niño

“El ciervo estaba indefenso”, dijo Darius a The Dodo. Acababa de nacer ese día, y todavía tenía sangre.

Finalmente el ciervo no pudo seguir a su familia y se quedó sólo. Aunque Darius no está de acuerdo en tener animales salvajes como mascotas, concluyó que éste era una caso especial. Después de todo, el bosque salvaje es un lugar muy peligroso para un indefenso ciervo. Con una lesión así, sus probabilidades de sobrevivir ante los depredadores eran nulas.

De modo que se llevó al ciervo a su casa. Y aunque el ciervo no tuvo ningún problema para adaptarse en casa, a las mascotas les resultó extraño, pues no sabían qué hacer con él.

Como era natural el pequeño ciervo estaba hambriento. Se llevaba bien con las demás mascotas. La primera semana durmió junto a la cama de Darius en una camisa, la cual se hizo indispensable para que el ciervo pudiera dormir.

Aunque el ciervo no lo supiera, Darius llegó a ser su salvador. Él utilizó una caja de avena como una férula para que su pierna se recuperara.

Darius buscó en internet cómo criar a un ciervo. Así que se levantaba por las noches para alimentarlo cada cuatro horas y limpiarlo después.

El trabajo de él se vio reflejado cuando el ciervo se levantó para aprender a caminar con equilibrio. Y poco a poco fue mejorando hasta llegar a correr junto a Mack, un perro de montaña de 1 año de edad.

Finalmente, el ciervo se había recuperado y estaba totalmente fuerte, había llegado el doloroso día en que había de liberarlo, sobre todo por que se había encariñado mucho con él. Claro, no podía tenerlo para siempre con él, el ciervo debía regresar a su hábitat natural.

Y llegó el día en que lo dejó libre, pero para su sorpresa, el ciervo volvía una y otra vez. Tras varios intentos, en una noche, él vio a su madre y se fue con ella. El ciervo se reunió con su familia.

Meses más tarde Darius se encontró con el ciervo, entonces se dió cuenta que había hecho un excelente trabajo.

MIRA la historia completa:

Fuente: Planeta Curioso

Loading...