Descubre las 6 diferencias entre tener sexo y hacer el amor

Para algunas personas la diferencia entre tener sexo y hacer el amor es solo de semántica y no llega a ser un motivo de reflexión. Para otros, sin embargo, los conceptos son casi opuestos, ya que una práctica sería sólo física y la otra, implicaría una conexión amplia entre cuerpo y alma.
Imagen referencial

Tener sexo o hacer el amor: ¿cuál es tu estilo?

1. El foco total en el placer físico indica gran pasión. Hacer el amor, sin embargo, además de la excitación, provoca una necesidad mayor de encuentro y preocupación en garantizar y proporcionar satisfacción mutua.

2. Una relación basada en tener sexo, normalmente, no puede ser mantenida por mucho tiempo. En cambio en una relación en la que existe compañerismo, afinidades y, por supuesto, atracción física, es natural que hacer el amor sea la práctica constante.

3. Las previas cortas y la prisa para alcanzar el orgasmo son sinónimos de que una pareja está teniendo sexo, y lo opuesto sucede cuando se hace el amor, que exige un tiempo extra para establecer algo que va más allá de una simple sintonía química.

También te puede interesar: 4 fantasías sexuales comunes ¿Te animas a cumplirlas?

4. La confianza y el cariño por el compañero forman una parte importante para alcanzar el clímax, que suele ser fácilmente conquistado.

5. A veces, las personas no tienen sexo por amor, sino como una forma de tener placer y de aliviar el estrés y la ansiedad corriendo el riesgo de convertirse en un acto egoísta a diferencia de las ocasiones en las que se hace el amor.

6. Cuando hacemos amor, la preocupación con el tiempo prácticamente desaparece, pues el afecto hace que el deseo de prolongar el momento lo máximo posible se convierta en una prioridad y se superpone al orgasmo.

Fuente: Vix

Loading...