Prueba un mousse de leche en polvo receta fácil y deliciosa

¿Sabes cuando viene aquel antojo de comer algo dulce pero no hay un chocolate cerca y cualquier receta suena demasiado trabajosa? Bueno, esta idea genial con leche en polvo y leche condensada te va a sorprender.

Se trata de un mousse de leche en polvo que, además de ser fácil de hacer, lleva muy pocos minutos y es exquisito. Gracias a la leche condensada, su consistencia es increíblemente cremosa.

Ingredientes

1 lata de leche condensada
1 pote de crema de leche sin suero
1 cucharada de polvo para preparar gelatina sin sabor
4 cucharadas soperas de agua para preparar la gelatina
1 taza de las de té de leche en polvo
Virutas de chocolate blanco o negro para decorar

Preparación del mousse de leche en polvo

Prepara la gelatina sin sabor siguiendo las instrucciones del envase y reserva.

Aparte, bate la leche condensada en la batidora por unos 30 segundos.

Incorpora la crema de leche sin suero, la leche en polvo, la gelatina preparada y vuelve a hacer funcionar la licuadora.
Mezcla hasta obtener una crema homogénea y sin grumos.

Vuelca todo en un recipiente o en varias compoteras individuales y lleva al refrigerador hasta que observes que se solidificó.
Decora con las virutas de chocolate por encima y sirve.

Si te apetece, añádele también unas chispas de chocolate mientras preparas la receta en la licuadora. Verás que obtendrás un delicioso y suave sabor a chocolate.

Nota: si no consigues crema de leche libre de suero, remplaza la leche condensada común por una ligth, de esta manera podrás equilibrar las calorías.

Este mousse de leche en polvo es tan simple de hacer que hasta la persona con menos experiencia en la cocina puede prepararlo. Los ingredientes son fáciles de conseguir y el tiempo de preparación es mínimo.

Intenta hacerlo cuando tengas invitados y todos halagarán tu postre.

Fuente: Informe21

Loading...