Un total de 12 familias quedaron sin casa

Loading...
Desde el mes de diciembre pasado, unas 12 familias del barrio Villas de San Miguel en el sector La Vuelta del municipio Diego Ibarra, se quedaron sin casa por la crecida del lago de Valencia.
Imagen referencial

Se calcula que la cuenca está aproximadamente a un kilómetro del lugar, pero el agua ya superó su límite y continúa recuperando terreno, por lo que muchas viviendas en la zona quedaron prácticamente bajo el agua, al igual que algunas empresas. José Franco, quien convivía con su mujer y tres hijos en la parte baja de la carretera nacional desde hacía unos 18 años, contó que tuvo que abandonar su rancho, por la crecida del lago de Valencia.

Acotó que cuando caían los torrenciales aguaceros, se anegaban y lo que hacían era sacar el agua y no buscar refugio en ningún otro lado. Sin embargo con el pasar del tiempo, el lago fue creciendo y ya no era la lluvia solamente la que estaba minando su propiedad.

Franco mencionó que los colchones, libros de sus hijos y otros enseres comenzaron a deteriorarse, por lo que casi a finales de diciembre le tocó abandonar su propiedad, recuperando solo la cocina y la nevera.

Tambien te puede interesar: Paro técnico de transporte se cumplió 30% en Carabobo

Aunado a eso, su familia se vio afectada con afecciones de la piel como sarna y hasta respiratorias, pues su hija mayor sufre de asma y eso la perjudicó bastante.
Añadió que otras familias vecinas corrieron con la misma suerte y al igual que él, debieron abandonar sus hogares, para irse a vivir en otro lado pagando alquiler.

Comentó que en el lugar estuvo una comisión de los bomberos y Protección Civil, y se quedaron esperando que la Alcaldía se pronunciara y hasta los momentos ningún representante del ayuntamiento los ha visitado.

MÉLIDA ESCALA | elsiglo-Valencia

Loading...