Rafael Ortega espera seguir rindiendo en semifinales

Rafael Ortega se reportó a Caribes de Anzoátegui durante la tercera semana de la ronda eliminatoria y terminó siendo un pelotero de radical importancia en la recuperación del equipo oriental, luego de un inicio incierto, mientras compilaba los mejores números de su carrera en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional.
Ortega aporta la chispa como primer bate de la alineación

En un club cuyo principal argumento para tener éxito es la producción desde la caja de bateo, Ortega brilló. Como primer bate fue la chispa de ignición del orden ofensivo.

“Balita” exhibió el tercer mejor promedio (.320) de la Tribu, fue uno de los más destacados en impulsadas (29), largó cuatro jonrones y dejó un slugging de .461, igual al de Willians Astudillo, pero lo más impresionante de su actuación fue su capacidad para estar en las bases, producto de su paciencia en el plato.

“Traté de hacer lo mismo que en Estados Unidos (con la filial Triple A de los Padres de San Diego), darle con fuerza a la pelota, ponerla siempre en el terreno de juego. Eso me permitió dar lo mejor de mí para ayudar al equipo y todavía lucho todos los días por mantenerlo en esta etapa (postemporada)”, indicó Ortega.

El jardinero terminó segundo en la eliminatoria con 38 boletos y tercero con un OBP de .441.

Su porcentaje de boletos fue de 16.7, pero en el Estadio Alfonso “Chico” Carrasquel esa proporción aumentó a 23.

(Lea también: Cardenales puso a Magallanes contra la pared)

En Puerto La Cruz negoció 23 pasaportes, en 100 apariciones legales, y anotó 22 veces, la mayoría de ellas gracias a esos pases gratis a la inicial.

“Ha sido una característica del equipo y en especial de Ortega. Si no te lanzan, entonces sé paciente y obtén una base. Tarde o temprano eso le hará daño al rival, porque tenemos un lineup con capacidad para producir con gente en base”, destacó Rouglas Odor, coach de banca de Anzoátegui.

El BB% de Ortega en Ligas Menores está cercano a 10 y en 2017 fue de 9.7%, así que lo hecho con Caribes es superlativo.

“Estoy agradecido con Dios por la temporada que he tenido, por mantenerme como lo he hecho en el aspecto ofensivo y, por supuesto, por mantenerme sano. Sin eso no se puede lograr absolutamente nada.

Todos los días me mantengo enfocado en que debo seguir como lo he venido haciendo para ayudar al equipo, estando en circulación”, apuntó Ortega.

Hasta ahora, no ha podido trasladar esa capacidad a la postemporada, pero tarde o temprano volverá a su habitual rendimiento.

“Un jugador de béisbol siempre tendrá altibajos. Es allí cuando uno tiene que mantener la cabeza en alto para seguir adelante. En ocasiones no es fácil mantener tu ritmo, es un trabajo enorme, tanto físico como mental. Pero soy positivo, mientras todo siga como nos ha ido últimamente, las cosas fluirán”, dijo Ortega, que en la primera ronda de playoffs ligó para .217/.250/.478, con un jonrón y cuatro remolcadas, en cinco encuentros contra Magallanes, antes de irse de 4-1, con un boleto, frente a los Leones del Caracas en el primer desafío de la semifinal.

“Debo mantenerme enfocado en hacer las cosas bien”, enfatizó. “Mientras sigamos animados y jugando la pelota que hemos venido haciendo todo estará bien”.

Caribes terminó la eliminatoria con nueve triunfos en 10 desafíos, incluida una cadena de ocho triunfos con los que cerró diciembre.

Durante ese lapso, Ortega despachó la totalidad de sus jonrones en la 2017-2018 y golpeó para .342, con 11 anotadas.

“Tanto yo como el resto de mis compañeros salimos a dar lo mejor todos los días. Así trabajamos. Pienso que esa unidad y el ánimo es lo más importante. En Caribes somos una familia y nos ayudamos mutuamente para obtener las victorias necesarias”, expresó.

En la serie contra Magallanes, el bajón ofensivo de Ortega no se notó. Luego de dividir en Valencia, los dirigidos por Omar López no volvieron a perder.

“No importa si no bateo como lo hice en la regular, hay que ayudar como sea y en ello me concentro todos los días”.

elsiglo

elsiglocomve elsiglotv

Loading...