Moda teñida de sangre

En el año 1997, la rutilancia de la moda, la poderosa influencia de Gianni Versace y el boom de las supermodelos experimentó una conexión directa y dolorosa con las páginas de sucesos.
Imagen referencial

En aquel entonces, el mentor de tantos instantes glamorosos caía por el impacto de las balas a quemarropa disparadas por Andrew Cunanan, justo frente a su casa, que en aquel entonces ya era meca del estilo y el potente sentido aspiracional con raíces en Italia, que se casó por siempre con la estética “Miami”.

El asesinato de Gianni Versace es ahora en el 2018 nuevamente tendencia, esta vez como la serie que inaugura un año que se vislumbra muy comentado, al menos en cuanto a lo que deparará la pantalla chica.

El canal FX estrenará en el mercado anglo el 17 de enero (al día siguiente en Latinoamérica) una ficción que ha recibido el trato y la atención de una producción hollywoodense, con las polémicas propias de este tipo de “biopic”. Para Venezuela, el plato tiene un sabroso gusto adicional, pues la sazón principal la aporta Edgar Ramírez, quien como protagonista camaléonico, encarna al icónico fundador de la “maison” Versace.

DEL CREADOR Y EL DESTRUCTOR

“American Crime Story: El Asesinato de Gianni Versace” está producida por Ryan Murphy, quien ha recibido muchos Golden Globes y Emmy tanto por la que ha sido calificada su obra maestra, “American Horror Story”, como por “Feud: Bette and Joan”, “American Crime Story: The People v. O. J. Simpson” y “Glee”. En la silla de directores se han colocado: Matt Bomer, Gwyneth Horder-Payton y el propio Murphy.

El casting es de lujo, con el ya mencionado Edgar Ramírez, como Gianni Versace; Ricky Martin, como Antonio D’Amico, expareja de Versace; Penélope Cruz, como Donatella Versace, y Darren Criss, como Andrew Cunanan, entre muchos otros. Ellos se involucran en 10 episodios, reunidos en capítulos bautizados: “Episode #2.10”, “Episode #2.9”, “Creador y Destructor”, “Ascenso y Descenso”.

Si nos dejamos llevar por esas denominaciones ya sospecharemos de qué va el relato, que como atractivo adicional, además de proponer teorías presuntamente apegadas a los hechos reales (extraídas del libro de Maureen Orth, “Vulgar Favors”), evoca a la perfección la pompa propia de quien tiñó todo de medusas, ornamentos a la italiana, toques kitsch y la creación del fenómeno top model en la década de los 90.

En general se habla de una visual envolvente, llena de color y planos secuencias, que parte del crimen para luego desglosar en flashbacks motivaciones y subtramas, con abanderados ya muy elogiados como es el caso de Darren Criss y Edgar Ramírez, el primero, el preferido de la crítica y el segundo, como pilar rotundo de la historia.

David Wiegand, de “San Francisco Chronicle”, reseñó en ese sentido: “La calidad del guión de Smith se respeta con eficacia a través de la dirección de Matt Bomer, Gwyneth Horder-Payton y el creador de la serie, Ryan Murphy, y por sus exquisitas actuaciones, principalmente la de Darren Criss… [Edgar] Ramírez es igualmente convincente como Versace. El parecido físico con el diseñador es extraño, pero su actuación es lo que hace que la historia sea tan creíble”.

En cuanto al enfoque, el creador principal de esta segunda temporada de “American Crime Story” aclaró, no obstante, que no todo es acerca de Versace, ya que la serie sigue al asesino en serie y sus víctimas. “Fue el fracaso más grande del FBI de todos los tiempos”, añadió el productor Tom Rob Smith.

“Queríamos explorar entre Versace y Cunanan la historia de un creador, que es una persona auténtica y honesta, y otra persona que va por un camino de destrucción”.
El tema de la homofobia también sobrevuela el mapa emocional expuesto para darle contexto a uno de los criminales menos comprendidos de la época y a su víctima más rutilante.

POLÉMICAS

La familia de Versace ya lanzó un contundente comunicado para señalar que no ha “autorizado la serie de TV”. Este parte oficial añade que el libro en el que está parcialmente basada tampoco fue autorizado y aclara que no se ha tenido relación alguna con el guion de la serie que está a punto de ver la luz: “Esta serie de televisión solo debería ser entendida como un trabajo de ficción”.

Por su parte, Ryan Murphy declaró a “Entertainment Weekly”: “La familia Versace ha dicho que es un trabajo de ficción; no es un trabajo de ficción. […] ‘Versace’ está basada en un libro de no ficción de Maureen Orth que ha sido discutido, analizado e investigado durante cerca de 20 años. Ella ha trabajado para ‘Vanity Fair’. Maureen Orth es una periodista impecable y nosotros apoyamos su investigación. Nuestra serie está basada en su investigación, así que no es un trabajo de ficción, es un trabajo sobre no ficción obviamente con elementos de docudrama. No estamos haciendo un documental”.

(También te puede interesar: Enrique Iglesias y Bad Bunny estrenan su videoclip en “El Baño” )

Asimismo, Murphy reveló: “El domingo Donatella Versace envió un adorable y gran ramo de flores a Penélope Cruz que decía ‘mucha suerte’, porque Penélope estaba representando a nuestra serie en los Globos de Oro. Además está el hecho de que, después de que le ofreciese el papel a Penélope, ella dijo: ‘Ok, estoy interesada, pero soy amiga de Donatella y no voy a hacerlo a no ser que Donatella esté de acuerdo’. Y la llamó”.

Hace ya cierto tiempo, el amante de Versace, Antonio D’Amico (que en la serie interpreta Ricky Martin), habló en contra del espectáculo, diciendo que algunas imágenes de la producción no eran objetivas. “La imagen de Ricky Martin sosteniendo el cuerpo en sus brazos es ridículo”, dijo D’Amico a “The Observer”.

Vale destacar que curiosamente, ni Edgar Ramírez dio un “sí” inmediato a los productores. Solo cuando Ryan Murphy respondió a una pregunta clave realizada por el venezolano: “¿Por qué quieres contar esta historia?”, salió humo blanco. “Entiendo a estos personajes como Versace, entiendo lo que es ser cazado. Eso desbloqueó algo en Edgar”, confesó el aplaudido creador de “Glee”.

ALBERTO MARTÍNEZ | elsiglo

Loading...