La primera “ciudad solar” inaugurada en Estados Unidos

 El exjugador profesional de fútbol americano decidió empezar hace unos años una nueva carrera en el turbulento mundo de las propiedades Babcock Ranch.

Tuvo a bien proponer una ciudad ecológica, totalmente dependiente de la energía solar, en Florida, una región estadounidense que se ha caracterizado siempre por su devoción al automóvil y a un patrón de consumo que ha hecho de todo menos respetar al medio ambiente.

“Me han preguntado que si cuando era futbolista me habían golpeado demasiadas veces en la cabeza, para haberme metido en un proyecto como éste”, le confiesa a BBC Mundo.

Pero una década después de haber ideado su utopía ecológica, el sueño de Kitson está a punto de hacerse realidad.

En la primera semana de enero se mudan los primeros residentes de Babcock Ranch, la ciudad más nueva de Estados Unidos que es también, según sus proponentes, la más verde.

Alemania

Cómo es vivir en Friburgo, la ciudad “más ecológica y sostenible” del mundo
cómo Silicon Valley planea reinventar la forma en que vivimos en las ciudades

Al principio son apenas un puñado de habitantes. Pero el terreno, del tamaño de la isla de Manhattan, y ubicado a unas tres horas en auto de Miami, eventualmente albergará a 50.000 personas.

Comodidad sin culpa

Lo más novedoso de esta comunidad es que sus constructores prometen que toda la energía que necesita la ciudad será generada por paneles solares.

En un terreno equivalente en tamaño a unas 200 canchas de fútbol, ya está instalado en las afueras de la ciudad un impresionante conjunto de cerca de 343.000 paneles solares generando 75 megavatios de energía.

En el centro de esta población que apenas va tomando forma, buses eléctricos, manejados por computadora, empiezan a hacer recorridos de prueba. La idea de los fundadores es que los residentes de Babcock Ranch encuentren cada vez menos razones para usar sus autos y consumir gasolina.

El extraño caso de las compañías de energía solar en California que pagan para que se lleven su electricidad

Kitson insiste que es factible y rentable hacer una ciudad amigable con el medio ambiente.

“Es mucho más fácil y barato si se planea así desde el principio”, le insiste a BBC Mundo. Más aún, cree que hay una demanda enorme por este tipo de comunidades que no hagan tanto daño al medio ambiente.
Entre generaciones

Kitson lo percibe entre los jóvenes millennialsy también entre los llamados miembros del baby boom, la generación que se hizo adulta en los 60 cuando el movimiento ambientalista despegó y hoy, en trance de retirarse, quieren vivir con todas las comodidades, pero sin el sentimiento de culpa que produce el costo ambiental de ese estilo de vida.

Fuente:bbc.com

elsiglocomve

 

Loading...