Aragüeños recibieron el año con el sonido de las olas

El sol, mar y arena fue la opción de muchas familias para despedir el viejo año y darle la bienvenida al entrante. Parientes y amigos aragüeños y de otras regiones del país agarraron sus maletas y se fueron a las costas de Aragua para iniciar el nuevo año con la buena vibra que ofrece el cálido pueblo de Choroní; así como el agua salada de Playa Grande, localidad situada en el municipio Girardot.
La pareja Machado Buyó decidió cerrar el año bajo el sol

Días antes de la noche del 31 de diciembre, muchas personas llegaron a Choroní para disfrutar de las bondades que ofrece el pueblo colonial, su gentilicio; además de degustar de sus tradicionales platillos como el pescado frito, tostones y las ricas empanadas.

La familia Calderón Bohórquez deseó un cambio en el país

Este es el caso de la familia Machado Buyó, la cual siempre cuentan los últimos minutos del año con el sonido de las olas, costumbre que mantienen desde hace varios años; así lo comentó Edgard Machado, quien relató que optan por celebrar las fiestas decembrinas alejados de la rutina diaria que implica la ciudad. Sostuvo que pasar dichos días especiales en la playa es cómodo para las personas, ya que no es necesario las denominadas “pintas”, sino solamente vestimenta playera.

Dijo que preparan el tradicional plato navideño, sin dejar por fuera las ricas hallacas para degustarlo en familia durante la celebración en el acogedor pueblo de Choroní, ya que es uno de los lugares preferido por sus parientes.

Los Jiménez Barrera no pierden la costumbre de recibir el nuevo año en Choroní

Por su parte, los Calderón Bohórquez prefirieron disfrutar del sol días antes de la culminación del año, ya que compartir con demás parientes y seres queridos es lo más importante.

Los jóvenes prefieren la playa para celebrar

Afirmó que tanto a él como a su esposa e hija les encanta el pueblo colonial, opinando que sus pobladores permiten a los visitantes sentirse como en familia, gracias a sus atenciones. Agregó que en la localidad se respira tranquilidad, por tal razón su grupo familiar decidió pasar algunos días de descanso.

También te puede interesar: En el mar el Año Nuevo es más sabroso

Mientras que la familia Jiménez Barrera acostumbra a recibir el año bajo las estrellas y con la brisa marina, ya que para el grupo familiar es una manera de olvidarse de la monotonía y de los distintos problemas que diariamente se viven.

Elizabeth Jiménez aclaró que sólo comen el plato navideño la noche del 24; mientras que la cena del 31 de diciembre degustan y comparte cualquier otro plato como pizza, parrilla o pescado, “comemos lo que nos provoque ese día”, dijo.

Choroní fue el lugar escogido por muchos para recibir el nuevo año

Es de destacar que gran parte de los grupos familiares que se encontraban disfrutando del agradable ambiente de la costa aragüeña expresaron sus deseos de un cambio en el país, donde los venezolanos vuelvan a ser ciudadanos de paz, la unión familiar sea el principal motivo del día a día y el regreso al país de los seres queridos se consolide para el 2018.

ZULEIKA ROSALES | elsiglo
fotos | MERWIN VALIENTE

elsiglocomve elsiglotv

Loading...