Rituales de fin de año: sopa de lentejas

Gordons
Cada vez que hablamos de gastronomía, aunque sea en su forma más sencilla, nos estamos refiriendo a nuestra cultura. Tan relevante es, que incluso aquellos que no le dan importancia están inmersos en una determinada cultura culinaria de la que no pueden zafarse.

A pocas horas de que termine este año 2017  les quiero hablar de uno de los productos agrícolas más antiguos que se conocen y de por qué es tradición comerlo, precisamente, en la última cena del año. Seguro que muchos ya lo habrán adivinado porque es común en diversos lugares del mundo.

Se trata de las lentejas, legumbre a la que los romanos le dieron nombre por su similitud con las lentes y quienes establecieron el curioso hábito de comer un modestísimo alimento justo en una velada en la que el lujo y el derroche de caros manjares y productos es más habitual que en cualquier otra del año.

La suerte romana

En efecto, tomar lentejas en Noche Vieja, Año Nuevo, tiene su origén en la antigua costumbre romana de regalar un puñado de lentejas a pocos minutos del final del año como augurio de buena suerte. Según creían esas lentejas que se regalaban familiares y amigos habían de convertirse en pepitas de oro con la entrada del año nuevo.

Hay países en América, fundamentalmente en Chile, donde también se ha adoptado este hábito, con la variante de tomar las lentejas justo en el momento de recibir el año.

Para seguir esta tradición aquí encontraras la formula secreta.

Ingredientes:

  • 1 ¼ de lentejas (si encuentran una variedad de tamaño pequeño y color oscuro, perfecto)
  • 1 cabeza de ajos cortada por la mitad
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de laurel
  • 2 zanahorias
  • Vinagre de vino
  • 1 Cda de harina
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 papa
  • Chorizo

Preparación:

Para no tener sorpresas desagradables, pon las lentejas a remojo la noche anterior en un bol con abundante agua. Notarás que el agua merma notablemente, al tiempo que las pequeñas legumbres crecen en tamaño.

Al día siguiente, desecha el agua que quede y pon las lentejas en la olla exprés, junto con la cebolla, pelada, pero entera, la media cabeza de ajos, la hoja de laurel, sal y pimienta. Deja que hierva una hora y media.

Destapa la olla con cuidado y retira la media cabeza de ajos, la hoja de laurel y comprueba que la cebolla está tierna. En una sartén pon tres cucharadas de aceite de oliva, agrega dos cucharadas de harina de trigo cuando el aceite comience a calentarse y una cucharadita de pimentón dulce, sin dejar de remover con una cuchara de madera hasta que se forme una especie de engrudo de color café con leche. Debes tener cuidado de que no se tueste demasiado ni la harina ni el pimentón. Para detener este proceso de tostado, vuelca sobra la sartén un cazo de lentejas con su correspondiente agua y sigue removiendo hasta que se aclaren. Añade la papa y las zanahorias en cubitos. Agrega trozos de chorizo desmenuzado al gusto.

Fuente: univision.com

elsiglocomve elsiglotv

Loading...