Gobierno venezolano no está dispuesto a ceder nada que amenace su poder

Loading...
El punto de quiebre de la negociación entre el gobierno y la oposición sigue siendo las condiciones electorales que incluyen la designación de nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral para garantizar elecciones presidenciales transparentes en 2018.
Imagen referencial

Con ocasión de la reanudación de las reuniones pautadas para el 11 y 12 de enero del próximo año, el proceso está lleno de altibajos, pero ambas partes, bajo la mirada de los cancilleres de cinco países, están obligadas a continuar con las discusiones que comenzaron el 1° de diciembre en República Dominicana.

En la reunión del 15 de diciembre, la oposición insistió en lograr acuerdos para tener la representación de dos rectores, dos del gobierno y uno imparcial, pero el Ejecutivo insiste en que solo sean renovados los dos rectores del organismo comicial que tienen el período vencido. Este es un punto de honor para la MUD, así como el reconocimiento de la Asamblea Nacional, la apertura del canal humanitario y la liberación de los presos políticos. Para el Ejecutivo la agenda se centra en el levantamiento de las sanciones internacionales y el respeto de la ANC.

“Para el gobierno liberar a los presos políticos y abrir un canal humanitario no tiene tanto peso como aceptar los cambios que exige la oposición en el CNE. El gobierno no está dispuesto a ceder en nada que amenace su estabilidad en el poder. En cualquier país, ante las denuncias sobre irregularidades y fraude, se aplicarían correctivos en el Poder Electoral; aquí, ante las evidencias y lo señalado por la oposición sobre el CNE, hay declaraciones altisonantes de representantes del gobierno que niegan la posibilidad de cambios comiciales”, señaló el constitucionalista Juan Manuel Rafalli, miembro del equipo de asesores técnicos de la MUD.

Raffalli cree que así como el presidente dominicano Danilo Medina y el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, garantes de la negociación, consideraron positiva la liberación de algunos presos políticos, deben repudiar la eliminación de la Alcaldía Metropolitana de Caracas y la del Alto Apure, además de la amenaza de inhabilitar a los principales partidos de la oposición que fueron validados este año ante el CNE.

El constitucionalista señaló que en el caso del Alto Apure se violó una ley orgánica, pero con la Alcaldía Metropolitana de Caracas, por primera vez, la ilegítima ANC atenta directamente contra la Constitución al derogar su artículo 18”. Agregó que el 11 de enero, el gobierno y la oposición estarán frente a frente con la asistencia de pocos de los cancilleres porque la totalidad de ellos se incorporará el 12.

Fuentes de la MUD afirmaron que la primera exigencia que harán el 11 de enero al gobierno es el reconocimiento de los partidos que participan en la negociación. Repudian las maniobras del Ejecutivo para torpedear, pero no prevén retirarse del proceso.

El economista Asdrúbal Oliveros, también asesor técnico de la MUD, aclaró en su cuenta de Twitter que en la mesa de negociación no se ha planteado la supuesta aprobación de una reestructuración de deuda. Aseveró que el Ejecutivo no tiene claridad sobre este aspecto.

Soluciones. El cardenal Jorge Urosa Savino ha exhortado al gobierno y a la oposición a tomar en serio la negociación. “Realmente el pueblo venezolano está esperando solución a los problemas gravísimos que estamos viviendo. Es especialmente al gobierno al que le toca solucionar la situación porque tiene la obligación constitucional de garantizar el bienestar del pueblo”, dijo el prelado.

Corre el tiempo

El director de Datanálisis, José Antonio Gil Yépez, señaló que el tiempo que se ha corrido para las negociaciones en Dominicana benefician al gobierno: “Es bien conocido que está planificando adelantar dichos comicios. Mientras que la oposición no se ha decidido por algún candidato ni el método para escogerlo, y el gobierno le puede estimular a varios de ellos para que se lancen en paralelo”.

El analista sostuvo que la falta de acuerdos entre las partes, cuya última reunión fue el 15 de diciembre, es propia de los procesos de negociación.

“Las negociaciones son así, avances y retrocesos; sin embargo, el tiempo es una variable clave en cualquier negociación que juegue a favor de una de las partes”, subrayó. Considera que el escenario ideal es que las presidenciales se realicen en diciembre de 2018 o en abril de 2019.

Fuente: El Nacional

elsiglocomve elsiglotv

Loading...