Salvador Nasralla acepta dialogar pero para fijar nueva elección

Loading...

Salvador Nasralla, perdedor en los controvertidos comicios en Honduras, aceptó el martes la invitación a dialogar del reelecto presidente Juan Orlando Hernández, pero para fijar una nueva votación tras lo que consideró “un grosero fraude electoral”.

“Sí, yo quiero participar en el diálogo para que él entienda que con cuatro años con él gobernando y todo el pueblo en contra hay ingobernabilidad”, dijo durante una visita a Washington, precisó AFP.

Hernández convocó a la oposición a un diálogo para alcanzar un “acuerdo nacional” orientado a construir “una nueva Honduras”, tras ser declarado ganador en las presidenciales del 26 de noviembre. 

La violencia post-electoral deja 14 muertos, según Amnistía Internacional, mientras las autoridades confirmaron sólo tres fallecidos. Nasralla reportó 24 muertos, que atribuyó a “la policía militar fundada por el presidente Hernández”.

“El país está metido en una convulsión porque se llegó a un extremo de pobreza y ese extremo de pobreza es el que hace que la gente reclame”, señaló. 

Nasralla definió la violenta represión a las manifestaciones desatadas desde entonces como propia de una “dictadura” y denunció un “robo monumental” del Tribunal Supremo Electoral (TSE) “controlado y digitado” por Hernández.

“Cada día aparecen más robos, por eso es que todo el país está en la calle”, dijo.

 

Suspender toda ayuda 

El postulante de la Alianza de Oposición contra la Dictadura presentó las “pruebas” al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que el mismo domingo en que el TSE declaró vencedor a Hernández propuso celebrar “un nuevo proceso electoral” a la luz de las irregularidades constatadas por la misión de observación.

Dos voceros de Hernández rechazaron esta idea. 

Pero Nasralla enfatizó en que es la única solución y este martes pidió a la comunidad internacional, a los estados miembro de la OEA y al gobierno de Estados Unidos no reconocer el triunfo de Hernández y suspender toda ayuda externa a su “gobierno inconstitucional” hasta no concertar nuevos comicios. 

“La salida en Honduras pasa por un inmediato proceso de negociación con el acompañamiento de la comunidad internacional para definir tres puntos claves: cuándo, cómo y bajo qué condiciones llevaremos a cabo, lo más inmediato posible, nuevas elecciones presidenciales”, señaló en rueda de prensa.

Nasralla destacó como positivo que el gobierno de Donald Trump no se haya pronunciado sobre la victoria de Hernández mientras evalúa los informes de observadores internacionales y urgió a las autoridades estadounidenses a ratificar los actos ilegítimos señalados.

“Si Estados Unidos desconoce un informe de la OEA (…) la OEA quedaría descalificada como árbitro en otros países que para Estados Unidos son más importantes”, subrayó este popular periodista deportivo y presentador de televisión de 64 años, embanderado con una “ideología anticorrupción”.

 

 Más migrantes a EEUU  

Nasralla se reunió en Washington con el subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, John Creamer.

A Estados Unidos “no le conviene” un triunfo de Hernández porque sólo impulsará la migración a su territorio de gente con hambre y sin trabajo, como lo ha hecho hasta ahora, dijo.

“Si 80% de la población está en contra de Hernández, ese 80% intentará emigrar a Estados Unidos (…) Hay más de un millón de hondureños viviendo aquí, así que es muy probable que vengan unas 300.000 personas más”, apuntó. 

Esta migración le sirve al gobierno de Hernández “porque los hondureños que viven en Estados Unidos envían diariamente a sus familiares 14 millones de dólares al día”, subrayó, deplorando las condiciones de pobreza y la violencia del narcotráfico que según él expulsan a sus compatriotas del país.

“Es el crimen organizado que tiene secuestrado a Honduras a través de políticos inescrupulosos que no les importa que el país se esté muriendo”, dijo.

Fuente:ElUniversal

Loading...