Venezuela en el Ranking entre los países que padecieron hiperinflación

Loading...

La crisis económica no proyecta mejoras. La desarticulación del aparato productivo y la caída de los ingresos en divisas sumerge al país en una profunda ola de escasez e inflación que afectará aún más el bolsillo de los venezolanos, según las proyecciones de distintas instituciones financieras y económicas, nacionales e internacionales.

La lista mundial conocida como Hanke-Krus, fue realizada en 2013 y buscó verificar con la recolección de datos los distintos procesos inflacionarios en los países. Dentro de América Latina hay otros casos históricos de hiperinflación:

Perú: fue en julio de 1990 y el proceso de hiperinflación registrado duró un mes. Los precios se duplicaban cada 13 días. La anterior había sido en septiembre de 1988.

Argentina: fueron 10 meses, desde mayo de 1989 hasta marzo de 1990. Los precios se llegaron a duplicar cada 19 días y, en ese momento, la moneda era el austral.

Chile: con la moneda escudo, los precios se duplicaban cada 33,5 días en octubre de 1973. La crisis económica se desató bajo la presidencia de Salvador Allende, con un proceso inflacionario previo a su llegada al poder.

Brasil: comenzó en diciembre de 1989 y finalizó en marzo de 1990, coincidiendo así varios meses con el mismo proceso en su país vecino y principal socio comercial, Argentina. La inflación diaria promediaba el 2,02 por ciento.

Nicaragua: el largo proceso hiperinflacionario comenzó en junio de 1986 y finalizó en marzo de 1991. La inflación mensual más alta fue del 261 por ciento.

Bolivia: la inflación mensualizada más alta fue la de febrero de 1985, con un 183 por ciento.

Si en algo coinciden los pronósticos, es que el 2018 no pinta nada alentador para Venezuela. “Tenemos indicadores económicos de un país en guerra, sin estar en guerra”, advirtió el economista Asdrúbal Oliveros instantes antes de presentar los estudios de Ecoanalítica.

Para el experto, la profunda depresión económica, sumada a la hiperinflación y los riesgos del default de la deuda externa, marcarán la pauta el próximo año, pues mientras no se solventen dichos problemas, el deterioro aumentará.

De allí que Ecoanalítica pronostique que el PIB se contraerá 7,3% en 2018, las importaciones seguirán descendiendo para poder honrar los compromisos financieros internacionales contraídos por el Gobierno, la inflación alcanzará un 7.380%.

El 95% de las divisas que percibe el país provienen de la producción petrolera, según cálculos de varios economistas. Sin embargo, cada vez son menores las cantidades que ingresan a las arcas venezolanas.

Según las cifras que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) reporta a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Venezuela solo pone en el mercado 1.955.000 barriles diarios que, de acuerdo con el registro histórico publicado por el Gobierno, es la cifra más baja desde fines de la década de 1980.

De acuerdo con los estudios de Torino Capital, la estatal presenta fallas de mantenimiento que promueven la caída de la producción. “Se presentó una importante caída en el número de taladros activos, al pasar de 44 en septiembre a 39 en octubre, el nivel más bajo en cinco años”, comentó el director de la organización, Francisco Rodríguez, a través de su cuenta en Twitter.

Calculado en 54,8 dólares el promedio de venta del barril de petróleo, los expertos estiman que los ingresos petroleros desciendan de 29,7 millardos de dólares en 2017 a 28,1 millardos en 2018.

El desempleo alcanzará a un tercio de la población

En sus últimas proyecciones publicadas en octubre de este año, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que la inflación cerraría en 2.529,6% en 2018 y, por la caída en la capacidad de producción del país, el desempleo perjudicará al 29,8% de los venezolanos.

Entre tanto, Torino Capital ubicó en 5.325% la inflación, lo cual tendrá un efecto inmediato en el alza de los precios de bienes y servicios en el mercado venezolano.

 

fuente: efectococuyo.com

Loading...