El último Jedi de Star Wars es una mujer

La espera terminó. Finalmente mañana llegará a las salas de cine del país, Star Wars: Los últimos Jedi, de Lucasfilm, distribuida por Disney, y escrita y dirigida por Rian Johnson.

Imagen referencial

Johnson es el mismo realizador de Rogue One: Una historia de Star Wars (2016) y quien tomará las riendas de Star Wars Episodio IX, que será estrenada en 2019.

En Star Wars: Los últimos Jedi, el director estadounidense volvió a hacerlo: alcanzó la perfecta combinación entre la nostalgia de la historia y los personajes que George Lucas creó entre 1973 y 1974 y nuevas situaciones, ideas y rostros que se suman a la cosmogonía de la saga espacial. Todo eso con un sutil toque humorístico.

A lo largo de las dos horas y media que dura el largometraje, “La resistencia”, liderada por La generala Leia Organa (Carrie Fisher, que falleció el 27 de diciembre de 2016), hará todo por defenderse del poderío bélico y tecnológico de la Primera Orden, encabezada por el despiadado Líder Supremo Snoke (Andy Serkis) y el caudillo Hux (Domhnall Gleeson).

Mientras tanto, Rey (Daisy Ridley), la nueva piloto del Halcón Milenario, escoltada por Chewbacca (Peter Mayhew) arribará al planeta Ahch-To, uno de los lugares más alejados de la galaxia, donde está exiliado el maestro Jedi Luke Skywalker (Mark Hamill) para intentar convencerlo de que sea su mentor y se una a la lucha contra el lado oscuro de la fuerza y Kylo Ren, anteriormente Ben Solo (Adam Driver).

Resulta entrañable el icónico encuentro entre los maduros Leia Organa y su hermano gemelo Luke Skywalker, que cobra otro nivel tras la abrupta desaparición física de Carrie Fisher aunque en la escena el maestro Jedi subraya: “Nadie se va nunca”.

Impacta la conexión entre Ray (Daisy Ridley) y Kylo Ren (Adam Driver) lo que siembra en los seguidores de la odisea dudas acerca del origen y desenlace de esa afinidad. Amén de la solvencia dramática de los actores, sobre todo de la evolución del histrión que conoció la fama como Adam Sackler, el novio de Hannah, en la serie Girls, de HBO, que no puede ocultar el peso de la transformación de Ben Solo tras asesinar a su padre Han Solo (Harrison Ford) en Star Wars: El despertar de la fuerza (2015).

Completan el elenco de Star Star Wars: Los últimos Jedi, John Boyega (Finn), Oscar Isaac (Poe Dameron, cuyo papel cobra un nuevo protagonismo), Anthony Daniels (C3PO) y Jimmy Vee, que hace a R2-D2, tras la muerte de Kenny Baker. El actor puertorriqueño Benicio Del Toro le pone picardía a la trama gracias a su rol de DJ. Y Laura Dern y Kelly Marie Tran hacen lo propio en los papeles de Amilyn Holdo y Rose Tico, respectivamente.

Tras una primera mirada, algunos cuestionan que Rian Johnson enfatice en el filme en lo dramático y sentimental por encima de las batallas y los grandes enfrentamientos que han caracterizado a la saga espacial ideada por George Lucas; y a la que J. J. Abrams le dio un nuevo aire hace dos años en Star Wars: El despertar de la fuerza.

Quizás, Kylo Ren tiene razón cuando dice: “Deja morir el pasado. Mátalo si hace falta. Sólo así te convertirás en quien debes ser”, únicamente así es posible dar paso a una nueva generación jedi.

Fuente: El Universal