Real Madrid lució dorado ante el Sevilla

El Real Madrid arrolló con un contundente 5-0 al Sevilla en un partido que en el papel lucia más igualado, pero lo que comenzó como un homenaje a Cristiano Ronaldo por ganar su quinto Balón de Oro, los cuales desplegó en el césped del Santiago Bernabéu, terminó siendo uno completo pero de todo el club sevillista al equipo merengue.

cristiano-ronaldo2

La escuadra hispalense asistió impávida al recital del conjunto blanco que además de enseñar su nuevo galardón dorado, mostró que las variantes están sí se les da oportunidad. Los aplausos empezaron cuando CR7 saltó con el trofeo, sin embargo no acabaron tras el pitazo inicial; mientras algunos todavía aplaudían al flamante Balón de Oro, llegó el primer gol de Nacho. El central aprovechó una melonada en defensa y abrió con la zurda el marcador.

Después del tanto el Sevilla trató de responder, con Banega a la cabeza, pero lo bueno de Nacho en ataque se replicó también en defensa. Sus buenas intervenciones fueron acompañadas por un seguro Vallejo y la colaboración de Marcelo y Achraf en los laterales, que además de proteger sus parcelas (el marroquí bien secundado por Lucas Vázquez) también se abrían para ayudar arriba.

El Sevilla se terminó de bajar del partido cuando Cristiano, que mostró porque ganó el Balón de Oro, compareció a la fiesta. Cuando ya la defensa hispalense se asemejaba más a arcilla que a cemento Asensio coló un pase que terminó de desmoronarlos; Cristiano corrió y con sutileza no perdonó. Los que siguió luego de eso fue una masacre en la que la pared sevillista, fuera del material que fuera, ya no existía.

Modric recuperó sensaciones y dio catedra como hace tiempo no lo hacía: dribles, pases, recuperaciones, galopadas al área rival… todo el repertorio. A su maestría decidió unirse un Kroos que hasta se daría el lujo de finalizar una contra tan bella como eficaz. Antes de eso Ronaldo aparecería una vez más para anotar de penal, tras una tonta mano de Jesús Navas; pero fue el mismo portugués el que iniciaría la contra en la que entre él, Vázquez y alemán acabarían por sentenciar el partido con ese cuarto tanto.

Los andaluces siguieron desangrándose y el Madrid cuando huele sangre no para. Cristiano continuó en “modo Balón de Oro”; a sus jugadas en ataque también se unieron sus recuperaciones atrás, tras una de ellas el de Madeira lanzó un pase a Benzema que lo extendió a Achraf y este no perdonó frente a un Sergio Rico abandonado como un bebé en la puerta de una iglesia, más solo no pudo estar.

El segundo tiempo fue totalmente de relleno, pero dejó patente algunas cosas: Benzema no está y el único que lo espera es Zidane; el técnico francés movió el once condicionado por las bajas y la defensa llena de suplentes respondió, en tanto Asensio y Vázquez también pusieron de su parte para probar que mover piezas reaviva a la máquina; y más importante, que jugadores claves como Marcelo, Kroos, Modric y Cristiano mostraron un nivel sobresaliente.

El Mundial de Clubes ya está en el primer lugar del calendario madridista, mientras que el Clásico ya se va asomando en el horizonte. Sin embargo con encuentros así, en los que el equipo blanco abrillanta sus cualidades doradas y recupera sensaciones, pueden llegar más tranquilos a afrontarlos.

Fuente: Meridiano