De 5 disparos ultimaron a campesino en San Casimiro

CANAIMA

En la calle principal del sector Ollas de Caramacate del municipio San Casimiro, en una zona agraria, un “desconocido” ultimó de cinco balazos en el pecho a un trabajador del campo.

joven

La víctima respondía al nombre de Evelio José Serrano González, de 18 años de edad, de oficio agricultor y residenciado en ese asentamiento campesino, informó uno de los familiares.

Comentó que el crimen ocurrió a las 2:30 de la tarde del domingo pasado, cuando la víctima salió de su residencia, en donde se encontraba compartiendo con la familia, con la intención de realizar una diligencia.

En el trayecto, el joven fue sometido por un maleante que se acercó al lugar a bordo de una moto y tras cruzar algunas palabras, desenfundó un arma de fuego, efectuándole cinco tiros en el pecho.

Una vez que lo vio tendido en el suelo, el homicida le arrebató la cartera, donde Evelio José llevaba un dinero en efectivo y otros objetos. Luego emprendió la huida con destino desconocido.

Horas después la noticia llegó a la familia, donde se indicaba que el obrero había muerto a manos de la delincuencia. El lugar donde sucedieron los hechos es un espacio muy retirado de la civilización y el cuerpo permaneció allí tendido por espacio de unas 50 horas.

Afirmó que el prefecto del municipio se comunicó con las autoridades del Cicpc para que acudieran al sitio a levantar el cuerpo e iniciar las averiguaciones de rigor.

Sin embargo, los funcionarios se apersonaron a eso de la 1:00 de la tarde del martes a Ollas de Caramacate, iniciando las averiguaciones de rigor.

Lea también: PA capturó a dos sujetos vendiendo droga en El Toquito

La persona que aportó la denuncia presiente que el crimen va a quedar impune, ya que son ciudadanos de pocos recursos económicos y no tienen los medios disponibles para estar viajando y pagando dinero.

“Lo que le hicieron al muchacho lo dejaremos en manos de la Justicia Divina y él en su justo momento pasará factura”, comentó. Asimismo, defendió el comportamiento del muchacho.

Él era un ciudadano tranquilo y muy servicial, no se metía con nadie.

Por otro lado, vale indicar que las comisiones del Cicpc procedieron a levantar el cadáver y trasladarlo luego hasta la Morgue de Caña de Azúcar, donde le practicarán la autopsia de ley.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo