Arrollada sexagenaria al salir expelida de su camioneta

En un momento de infortunio, un autobús se le atravesó en el camino a Cornelia Ramona Castellano (65), y a su hijo de 32 años, mientras manejaba su camioneta Ford tipo pick-up cerca de la estación de servicio Carro Chocado. Lograron esquivar la unidad, mas no pudo evitar recibir el impacto contra una esquina que les generó el otro vehículo.

imagen referencial

Consecutivamente la puerta del copiloto se abrió por el giro, y Cornelia al no llevar puesto el cinturón de seguridad, se cayó de la camioneta, siendo arrollada por la unidad autobusera y arrastrada por el pavimento.

Era un día más para Cornelia. El pasado domingo a las 5.30 de la mañana, se encontraba cerca de la intersección de la Circunvalación 2 con la vía a Perijá, y se movilizaba hacia el edificio de Acumuladores Duncan, donde planeaba predicar en las adyacencias de la zona, según informó a la prensa, Katherine Meza, su nuera.

Vivía en el barrio Brisas del Sur, parroquia Manuel Dagnino, en el municipio Maracaibo. Se congregaba a un Salón del Reino de Testigos de Jehová, en el barrio Bello Monte. Se ganaba la vida como costurera, haciendo pequeños trabajos. Cuando no cosía, salía a predicar en las calles de la ciudad. Dejó dos hijos, de los cuales se desconoce su identidad.

Funcionarios de la Policía científica se dirigieron hasta el lugar de los acontecimientos para levantar el cuerpo sin vida de Cornelia Castellano, que fue trasladado hasta la morgue forense para su autopsia de ley. Un oficial afirmó que el conductor de la unidad autobusera, del cual se desconoce la línea para la que trabajaba, fue detenido; sin embargo, unas horas más tarde salió en libertad. Se conoció por medio de la nuera de Cornelia, que su hijo logró salir ileso del accidente.

 

 

fuente: diario la verdad