De dos tiros ultimaron a una universitaria

Una joven, de 20 años de edad, estudiante de administración tributaria en un reconocido instituto universitario en la ciudad de Maracay, murió de dos disparos a nivel del rostro.

sucesos
Momento cuando el cadáver era montado en la furgoneta

La dama fue identificada como Gibert Betzabeth Landon Prieto, quien residía en la casa número 10 situada en la calle Cata del barrio Río Blanco II del municipio Girardot.

El crimen, de acuerdo a la versión oficial, ocurrió aproximadamente a las seis de la mañana de este domingo en la vereda 14, en Paraparal del municipio Francisco Linares Alcántara.

En la vereda 14 mataron a la joven
En la vereda 14 mataron a la joven

Familiares informaron que la muchacha, cariñosa y amable con todo el mundo, se comunicó a través de mensajes de texto con su señora madre a eso de las 11:00 de la noche del sábado, señalando que en unos minutos se acercaría a la casa y después saldría con unos amigos a divertirse sanamente.

Una hora más tarde la chica acudió a su residencia, en donde entabló una conversación con sus seres queridos y después se trasladó a un sitio desconocido para la familia.

Sin embargo, la noticia llegó a la familia pasadas las 8:00 de la mañana de ayer que Landon Prieto estaba muerta y que debían pasar por la Base de Homicidios del Cicpc en San Pablo en Mariño a identificarla.

La joven con un vestido verde claro, sandalias blancas de tiritas y dos crinejas tejidas hacia atrás, fue encontrada muerta con dos heridas en el rostro en la vereda 14 de Paraparal.

Además le apreciaron una cicatriz producto de una quemadura con el tuvo de escape de una moto en una de las extremidades inferiores y de acuerdo a esas evidencias en la escena del crimen, identificaron a la muchacha.

Aunque no lo afirmaron en cien por ciento, los dolientes sospechan que el autor de los disparos es la pareja de la estudiante, un sujeto que es considerado un celópata y no aceptaba que la joven tuviese amigos.

Por lo tanto, funcionarios de la División de Homicidios andan tras la pista del individuo, de quien se reserva su identidad, mientras se clarifiquen las circunstancias de la muerte de la ciudadana.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | RAFEL LOZADA