Desenterraron cadáver de joven ultimado a tiros en una granja

A las 6:00 de la mañana de este jueves, familiares y amigos localizaron en una fosa improvisada el cadáver de su pariente desaparecido a las 11:00 de la mañana del lunes pasado.

cadaver

Yolimar Álvarez, quien se acercó en la mañana de ayer a la Morgue de Caña de Azúcar, embargada por el dolor y el llanto, identificó a la víctima como Pedro Luis Álvarez Pérez, de 18 años, quien residía en la urbanización  Jardín Bolivariano, en la parroquia Zuata del municipio José Félix Ribas.

Manifestó que el ciudadano dejó a su mujer en estado de gravidez (cuatro meses) y actualmente estaba desempleado debido a la poca oferta de trabajo.
Relató que el lunes pasado él fue invitado por sus amigos a trasladarse a una granja conocida como Belice, ubicada en la parte alta de Zuata, con la intención de tomar unos pollos.

Poco después se dirigieron a ese lugar alrededor de siete personas y una vez en esa zona, los muchachos fueron emboscados por desconocidos, quienes empuñaban armas largas y cortas. Sin mediar palabra alguna, “los cuidadores” comenzaron a accionar sus armamentos sin tomar las precauciones del asunto, relatando que, según los testigos presenciales, Pedro Luis recibió un tiro en la espalda y murió a causa del desangramiento.

Mientras que a Luis Puerta, otro de los compañeros de mi hermano, le dispararon a nivel del glúteo y la trayectoria balística le afectó la vejiga. Los otros corrieron buscando protección.    “Ellos (los testigos) vieron cuando mi pariente cayó muerto producto del balazo en la espalda, y a las 3:00 de la madrugada del martes, llegó la información a la casa. A mi madre le expresaron que su hijo estaba muerto y luego cortaron la comunicación”, señaló la denunciante.

Ante esa noticia, “nosotros comenzamos a buscarlo por todos lados sin ningún resultado favorable y uno de los amigos de mi hermano, después de tantas horas de desesperación, se presentó a la casa manifestando que nos guiaría hasta el sitio donde estaría Pedro Álvarez”.
“Cuando llegamos al lugar, donde se presumía que se encontraba el cadáver, ya éste había desaparecido, y solo se observó en el suelo las marcas de los cauchos de un camión”, adicionó.

Eso ocurrió el miércoles pasado. Y antes de las 6:00 de la mañana del día siguiente, se reinició el dispositivo de búsqueda entre las granjas de la parroquia y otros sitios de producción. Luego de caminar por el monte, uno de los vecinos se tropezó con la punta de una bota que estaba semienterrada e inmediatamente “abrimos la fosa, encontrándose con la ingrata sorpresa de que se trataba de Pedrito”.

Al hueco, donde reposaba el cadáver, le arrojaron gasoil y creolina, con la intención de neutralizar la fetidez. Minutos más tarde, la gente bajó a La Victoria, consignando la denuncia del hallazgo.

Al rato se presentaron las unidades de investigación de la División de Homicidios de Maracay, dando inicio a las pesquisas correspondientes y levantando los restos de la víctima para trasladarlos hasta la morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley, informó Yolimar Álvarez.

Comentó además “que los autores de ese macabro acto montaron a mi hermano, después de muerto, en un camión 350 y se lo llevaron a las altas montañas, donde procedieron a enterrarlo y echarle sustancias químicas para desaparecer evidencias”.

Finalizó diciendo que los responsables de la granja incurrieron en varios delitos. Uno de ellos el de homicidio intencional calificado, ensuciaron la escena del crimen, enterraron su cuerpo en una tumba improvisada y otros delitos.

En pocas palabras, a Álvarez Pérez lo trataron como un perro callejero y su muerte no puede quedar impune. Si él estaba robando pollos, ¿por qué esos vigilantes y demás cómplices no lo detuvieron y lo entregaron a manos de la justicia?. ¿Por qué aplicaron un procedimiento fuera de ley? Apuntó, “queremos un pronunciamiento de la Fiscalía 8va del Ministerio Público y la comunidad donde vivía mi hermano se halla consternada ante las circunstancias del acto”.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
Fotos | LUIS TORRES